¿Qué coberturas ha de tener
un buen seguro de moto?

Cuando nos decidimos a comprar una moto, una de las primeras cosas que debemos estudiar, una vez sepamos la marca y modelo que más nos conviene, es qué tipo de seguro de moto es el mejor para nuestro vehículo.

Hay muchos tipos de seguros de moto, desde los más sencillos que únicamente incluyen la responsabilidad civil, es decir, cubren e indemnizan los daños que nosotros, como conductores, podamos ocasionarle a terceras personas (peatones, otros vehículos o mobiliario urbano), hasta los más completos, que incluso nos cubrirían en caso de sufrir daños personales en un accidente.

Nadie quiere ir sobreprotegido ni tampoco ser vulnerable en la carretera por lo que es importante escoger aquel seguro que cumpla con las coberturas que más interesen a cada conductor. A veces es difícil saber cuáles son esas prestaciones, por eso, te hacemos un resumen de aquellas que son más útiles y que resultarían imprescindibles si quieres estar bien protegido cuando conduzcas tu moto o motocicleta.

Esta es básica, pero muchos seguros no la incluyen (sobre todo los más sencillos y baratos). Tener contratada esta cobertura te permitirá, en caso de que sufras un incidente en la carretera (quedarte sin batería, que tu moto deje de funcionar, un pinchazo, etc.), contar con la ayuda de un servicio de grúa o coche taller que te permita ponerla en marcha de nuevo o la mueva hacia el taller más próximo o de tu elección.
Si vives en una ciudad, esta cobertura también es fundamental. Las motos son uno de los vehículos que más sufren las consecuencias de los robos, sobre todo en las grandes urbes. Ya sea para venderlas o solo para conseguir piezas de repuesto, lo cierto es que el robo de motocicletas es algo muy común. Por estos motivos, contar con un seguro de moto que te indemnice en caso de que tu vehículo sea robado es muy importante en función de la zona en la que vivas.
Aunque es un fenómeno menos común, tener tu moto protegida contra incendios también es conveniente. No sólo puede verse afectada por un incendio en la vía o en el parking, sino que cualquier vehículo con circuitos eléctricos y electrónicos puede, según el mantenimiento que le des, provocar pequeños incendios si no se encuentra en condiciones óptimas (sobre todo, aquellos vehículos que no circulan habitualmente). Aunque los daños por incendio son más improbables que los producidos por robo, esta garantía nunca está de más y te proporcionará una seguridad extra.
Lo cierto es que la mayoría de las motos “duermen” en la calle. Aunque los parkings de moto cubiertos tienen un precio menor que los de coche, aparcar tu moto frente a tu casa es más tentador que tener que desplazarse a buscarla. En el mejor de los casos, aunque se tenga un parking privado, muchas veces se aparcará en la calle, por lo que, en caso de viento, granizo, lluvia intensa o nieve, la motocicleta puede verse afectada. Si quieres que tu seguro de moto cubra los daños a consecuencia de las inclemencias atmosféricas, asegúrate de que tu póliza contiene esta prestación.
Relacionado con lo ya comentado, recuerda que tu moto va a pasar muchas horas aparcada en la calle. Bajo estas circunstancias, es posible que sea víctima de sucesos malintencionados causados por terceras personas. Las motos son vehículos delicados y que no cuentan con la misma estabilidad de un coche, por eso, si quieres protegerla ante cualquier incidente (caídas, impactos, etc.) que no se te olvide incluir la garantía por vandalismo.
¡Comparte en tus redes!
Te llamamos
Leer más artículos