Asistencia en carretera

Cómo cuidar de tu moto en invierno

Allianz Assistance - Como cuidar de tu moto en invierno

El frío produce un alto desgaste en muchos aparatos. Los vehículos no son diferentes, y cuando tienen que enfrentarse a temperaturas extremadamente bajas, e inclemencias del tiempo como lluvia, nieve o heladas, también sufren las consecuencias.

Hacerle un buen mantenimiento a tu moto, llevarla a revisiones periódicas y disponer de un buen seguro de moto que te proteja en las peores circunstancias, serán elementos básicos para conducir con seguridad en los meses de más frío.

Si vives en una zona en la que la nieve y el hielo abundan durante los meses de invierno, sigue los siguientes consejos para estar prevenido ante los posibles daños que puede sufrir tu moto en esta época.

 

¿Qué debo cuidar en mi moto durante los meses de inverno?

Cuidado con los neumáticos

Si la zona en la que vives es fácil que nieve o que se produzcan heladas, lo mejor será contar con neumáticos especiales para este clima. Mucha gente, tiene dos pares de neumáticos, los de invierno y los de verano para irlos intercambiando según la época. Si no dispones de este tipo de ruedas, lo mejor será que revises a menudo la presión de las mismas, ya que con el frío tienden a perderla, lo que puede ser peligroso a la hora de circular y encima les producirás un desgaste más elevado.

 

Revisa bien los frenos

Es bien conocido que cuando el pavimento se encuentra extra deslizante, es indispensable aumentar la distancia de frenado, ya que la moto, necesitará de más metros para hacer una parada eficaz. La nieve, el hielo y la lluvia son de las circunstancias más habituales que provocan que la carretera esté más resbaladiza. Es importante revisar el sistema de frenos antes del invierno para asegurarnos de que todo funciona correctamente.

 

Baterías descargadas

Otro daño típico del frío es la descarga de las baterías. Lo mejor que puedes hacer, es asegurarte de que la tienes bien recargada al comenzar la estación fría y, tampoco está de más aplicarle a los bornes los productos necesarios para que no se acumulen depósitos que no los dejen funcionar correctamente.

 

No descuides la iluminación

El invierno está asociado a menos horas de luz solar. En función de por dónde conduzcas, es posible que las carreteras estén bien iluminadas, sin embargo, es importante que no descuides esta parte del coche. Poder percibir los obstáculos y las señales a tiempo, será clave para evitar accidentes cuando la carretera no se encuentre en las mejores condiciones. Asegúrate de que todas tus luces funcionan correctamente, sobre todo las antiniebla.

 

Atención con los líquidos

Los líquidos en general, y los de las motos en concreto, sufren variaciones cuando se someten a bajas temperaturas. Igual que el agua se congela al bajar de cero grados, el aceite o el líquido de frenos también sufren cambios, volviéndose más densos, lo que dificulta su distribución. Si quieres asegurarte de su correcto funcionamiento, enciende la moto y mantenla encendida durante unos minutos antes de arrancarla.

 

Hielo en el contacto

Si ha nevado o helado por la noche y vas a buscar tu moto al día siguiente, es posible que te encuentres con el contacto o el switch de encendido congelado, y por tanto, no podrás introducir la llave para arrancarla. En este caso, no uses la fuerza, solo puedes dañar el sistema de encendido. Lo mejor en estos casos es intentar quitar el hielo usando un secador de pelo, agua caliente o alcohol. También se venden ciertos aerosoles específicamente fabricados para estos casos.

 

La mejor opción

Aparcar la moto en la calle tiene sus consecuencias, incluso cuando vives en una zona en la que no nieva de forma habitual. Los cambios de temperatura, la lluvia y el polvo, pueden afectarla negativamente. Para cuidar tu moto al máximo te recomendamos que, en la medida de lo posible, tengas con qué protegerla, ya sea teniendo un parking cubierto dónde dejarla, o al menos, con una funda protectora que la resguarde de todas estas situaciones.

 

Sigue estos consejos y mantén tu moto en óptimas condiciones para los próximos meses de frío y nieve.

AWP P&C SA. Sucursal en España es el establecimiento permanente en España de la entidad aseguradora francesa AWP P&C SA. inscrita en el Registro Administrativo de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones con la Clave E-0202; y en el Registro Mercantil de Madrid Tomo 26.138, Folio 140 Sección 8, Hoja M-471120. Para contactar con AWP P&C SA. Sucursal en España puede hacerlo a través de email (comercial.es@allianz.com), teléfono (902 102 998), o correo postal: Ramírez de Arellano, 35, 3ª planta, 28043 - Madrid. NIF nº:W0034957A

AWP P&C SA. está autorizado por el órgano superior de seguros francés ACP (Autorité de Controle Prudentiel) y forma parte de Allianz Group.