Consejos para cuidar el aire acondicionado
de tu coche

Con la llegada del verano, los termómetros se disparan y quien más quien menos busca refugio en lugares con aire acondicionado. Uno de los más habituales es el habitáculo de nuestro vehículo, con el añadido de que la climatización del interior de nuestro coche no sólo influye en nuestro confort sino que también lo hace en nuestra seguridad. Está comprobado que el calor aumenta la sensación de cansancio y, consecuentemente, la probabilidad de distracciones y accidentes.

Con las temperaturas que llevamos alcanzando los últimos años, cada vez nos encontramos más a menudo con los avisos por olas de calor en los telediarios y termómetros que marcan +40 grados. Ante esta estampa, quedarse sin aire acondicionado es una sentencia grave para tu verano. Así pues, en tu mano está conseguir que tu sistema de climatización funcione mejor y durante más tiempo. Sólo tienes que seguir unos pequeños consejos:

Si no lo has hecho ya, es el momento de revisar tu sistema de climatización y aire acondicionado y ponerlo a punto, incluso aunque el sistema funcione a la perfección en apariencia.
La temperatura en el interior del vehículo puede ser más alta que la del exterior, sobre todo si has dejado el coche aparcado al sol. Antes de nada, abre las puertas del vehículo y deja que el aire de fuera remplace al aire de dentro.
Por tentador que sea, debes evitar encender el aire acondicionado al máximo para enfriar rápidamente el vehículo nada más arrancar. Debes calentar primero el sistema a baja potencia. Cuando notes que el aire deja de salir caliente para empezar a salir más fresquito, ya puedes empezar a subir la intensidad.
Por agradable que te resulte la sensación de recibir un chorro de aire fresco en la cara, si lo haces multiplicarás exponencialmente las posibilidades de acatarrarte o pillar una infección. Lo ideal es que orientes el aire hacia arriba para asegurar la mejor distribución del aire frío.
Para evitar cambios bruscos de temperatura y un derroche innecesario de energía, debes intentar mantener constante la temperatura de tu coche entre los 22 y los 24 grados. Evita también abrir las ventanas cuando el aire acondicionado esté en funcionamiento.
Aunque no lo necesites durante los meses más fríos, no debes olvidarte de él. La recomendación es la de encenderlo 10 minutos cada dos semanas, incluso en invierno. Además, preocúpate de que los conductos estén limpios de polvo y moho. Consulta con un profesional cuándo te corresponde cambiar los filtros, reponer el aceite del compresor o realizar una limpieza a fondo.
En caso de que notes que el aire acondicionado no logra enfriar el vehículo o lo hace de forma irregular o notes ruidos u olores extraños, visita tu taller de confianza.
¡Comparte en tus redes!
Te llamamos
Leer más artículos