Asistencia en carretera

Precauciones a la hora de conducir de noche

Allianz Assistance - Conducir de noche

Te damos algunos consejos para que si estas vacaciones tienes que conducir de noche, lo hagas con toda la seguridad posible

En época de viajes es habitual que muchos de nuestros trayectos transcurran en horario nocturno: muchas veces será para evitar el tráfico denso, el calor o simplemente por un tema de ajuste de horarios.

La vista, a su vez, es el sentido que nos ofrece la mayoría de los datos que necesitamos a la hora de conducir, las señales, la posición del resto de vehículos o el trazado de la carretera son algunas de las cosas que percibimos a través de los ojos. En definitiva, la vista nos da el 90% de la información que necesitamos para conducir, por eso, la falta de luz de la noche, puede hacer que esa información sea más difícil de conseguir.

Aunque ante cualquier incidente en la carretera vas a poder contar con tu seguro de coche, te proponemos a continuación algunos consejos para extremar las precauciones y mantener una conducción segura en caso de tener que conducir en horario nocturno.

Consejos para conducir seguro de noche

Reducir la velocidad

Como comentábamos, al reducirse la luminosidad del ambiente, nuestro cerebro deja de percibir mucha información sobre el estado de la carretera en general. Por esa razón, es recomendable reducir la velocidad, aunque circulemos a la que marca la vía. Al ir más lentos, tendremos más tiempo de reacción en caso de encontrar alguna dificultad en el asfalto.

Aumentar la distancia de seguridad

Mantener una distancia de seguridad óptima es vital en cualquier momento en el que se esté conduciendo, pero si se está haciendo de noche lo mejor es aumentar esta distancia. No sólo te permitirá tener más tiempo y espacio de reacción, sino que te ayudará a tener más visibilidad del tipo de conducción que está llevando a cabo el coche de delante. Recuerda que de noche no sólo estás fatigado tú, sino el resto de conductores también.

Parar en caso de fatiga

Esta es una norma que se debería llevar a cabo aunque la conducción sea diurna. Parar en caso de encontrarnos cansados, somnolientos o fatigados es la norma número uno de seguridad vial. No sólo por nosotros y nuestros pasajeros, sino porque también estamos poniendo en riesgo la vida de terceras personas. Si sientes dificultades para conducir, para cuanto antes en un área de descanso, una gasolinera o en algún apartadero en el que puedas echar una cabezada o descansar un rato.

Cuidado con las luces largas

Las luces largas del vehículo son muy necesarias en caso de estar circulando por una carretera poco iluminada, sin embargo, se ha de ser cuidadoso al usarlas ya que pueden deslumbrar al resto de conductores. También se tiene que tener especial precaución con las luces que usan el resto de coches. Si sufres un deslumbramiento por parte de un coche en sentido contrario, procura aminorar la velocidad poco a poco, para minimizar los riesgos.

Extremar la atención al resto de conductores

Como ya hemos señalado, no eres el único que está conduciendo de noche, por lo que es importante intentar estar atentos a la conducción del resto de vehículos de la carretera. Igual que tú, el resto de conductores pueden sentirse fatigados y su capacidad de reacción también pueden verse afectada por la falta de iluminación. 

Mantente atento

Mantenerse alerta y concentrado es muy importante para no dejar lugar a la fatiga. Si vas acompañado, intenta, en la medida de lo posible, charlar con el copiloto. Si tus compañeros de viaje han optado por dormir, o vas solo en el coche, también puede ayudarte encender la radio, o incluso realizar algunos movimientos oculares: examina la carretera, busca posibles peligros, mueve el cuello ligeramente para aumentar la perspectiva, etc. Concentrarse en las luces de delante o en la línea blanca de la carretera, solo te adormilará.

Buena ventilación

Otro punto muy importante, es la temperatura del vehículo. Las temperaturas cálidas suelen provocar somnolencia, mientras que el aire frío, sobre todo si nos da en el rostro, suele ayudarnos a mantenernos despejados. Procura llevar una temperatura óptima en el interior del coche y si te notas fatigado (además de parar un rato) también te ayudará bajar la ventanilla o poner el aire acondicionado.

 

 

AWP P&C SA. Sucursal en España es el establecimiento permanente en España de la entidad aseguradora francesa AWP P&C SA. inscrita en el Registro Administrativo de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones con la Clave E-0202; y en el Registro Mercantil de Madrid Tomo 26.138, Folio 140 Sección 8, Hoja M-471120. Para contactar con AWP P&C SA. Sucursal en España puede hacerlo a través de email (comercial.es@allianz.com), teléfono (902 102 998), o correo postal: Ramírez de Arellano, 35, 3ª planta, 28043 - Madrid. NIF nº:W0034957A

AWP P&C SA. está autorizado por el órgano superior de seguros francés ACP (Autorité de Controle Prudentiel) y forma parte de Allianz Group.