¿Cómo viajar seguro en coche
y con tu mascota?

Todo dueño de una mascota ha tenido que enfrentarse a la situación de tener que llevar a su compañero peludo de un lugar a otro en transporte privado, ya sea por un viaje, una mudanza, para llevarlo de vacaciones o para dejarlo a cargo de otras personas cuando vas a ausentarte por un tiempo. Lo cierto es que el 82% de las mascotas españolas han viajado alguna vez en turismo y, aunque tu seguro de coche te ayudará en caso de sufrir un accidente, seguir unas sencillas recomendaciones facilitará la experiencia:

Lo primero que debes hacer como dueño es intentar acostumbrar a tu mascota a tu vehículo. Obviamente, este consejo solo sirve si tienes vehículo propio y si tienes previsto hacer trayectos regularmente (para hacer excursiones o salir los fines de semana a pasear, por ejemplo). Será importante que ayudes a tu animal a asociar la experiencia de subir al coche con algo positivo, como comida especial, premios o regalos. No lo fuerces a subir al vehículo y respeta siempre sus propios ritmos, recuerda que lo estas entrenando para que cuándo deba subir, lo vea como algo divertido y con recompensa. Una vez ya suba al coche sin problemas, empieza haciendo trayectos cortos para que se acostumbre a la velocidad.

Lo segundo que puedes hacer es llevar a tu mascota al veterinario. Su médico habitual te podrá dar los mejores consejos para tu caso específico, no solo sobre las mejores opciones para subirlo, llevar o bajarlo, sino también, si existe algún tipo de medicina o complemento que puedas administrarle para relajarlo y que el viaje resulte más tranquilo para todos.

Si vas a viajar a otro país con tu perro, gato, hurón o cualquier otro animal, revisa la normativa del lugar de destino ya que podría ser diferente a la española. Lo que seguro necesitarás será que tu compañero tenga en regla su propio pasaporte sanitario que puede ser expedido por cualquier veterinario.

Además del pasaporte también ten en cuenta que será importante llevar al día la siguiente documentación:

  • Chip identificativo en regla
  • Placa censal
  • Cartilla de vacunas
  • Seguro de responsabilidad civil (en caso necesario)
Existen diferentes maneras para transportar a tu mascota dentro de tu vehículo, pero no todas cumplen con la normativa establecida por la DGT ni todos los sistemas son útiles para todos los tipos de mascota. A continuación os proponemos los tres sistemas más seguros para que escojas el que mejor se adapta a tu compañero de viaje:
Este tipo de arnés (arnés que no collar, este último puede ser muy peligroso en caso de accidente) utiliza el propio cinturón de seguridad del coche para mantener a tu mascota en la posición más adecuada. En caso de accidente, el animal, estará lo suficientemente sujeto para no desplazarse hacia delante, por lo que evitaremos lesiones tanto en él como en el conductor. Para evitar lesiones en la mascota en choques laterales, el enganche debe ser corto. Es el sistema más seguro, pero probablemente también uno de los que causará más estrés si viajas con perros, ya que les limita mucho el movimiento.
Es el sistema más recomendado sobre todo si viajas con animales pequeños como gatos, perros de raza pequeña, hurones o roedores (obviamente, cada tipo de animal tiene su trasportín recomendado, habla con el dueño de tu tienda de animales). El más recomendable es el rígido y puedes situarlo en diferentes partes del vehículo, aunque la más segura siempre será en la base del coche, encajado entre los asientes traseros y delanteros. Otra opción es sujetar el trasportín con el cinturón de seguridad, aunque en caso de impacto, podría no ser sujeción suficiente.

Sin duda será el sistema con el que tu mascota se sentirá más cómoda y libre, pero también es uno de los menos seguros. Se trata de colocar una rejilla divisoria entre el maletero y la parte trasera, o bien entre los asientos delanteros y los posteriores. El animal puede ir más suelto, verte, mirar el paisaje, tumbarse, etc. y sin interrumpir ni interferir en tu conducción. De todas formas, en caso de accidente, no estará sujeto, por esa razón, se recomienda utilizar los arneses junto a las barreras, para maximizar la seguridad.

Cuando viajas con tu animal de compañía, no solo es importante el sistema de fijación con el que lo vas a llevar, sino también cómo vas a cuidar de él durante el trayecto. Si viajas con un perro, recuerda que es importante que cuando hagas las paradas de seguridad (cada 2h o 200km) también lo saques a él del coche y le des la oportunidad de caminar un poco, beber y comer algo (aunque no en exceso para evitar vómitos). Si viajas con animales más pequeños como hurones o gatos, ponles un arnés dentro del coche (si se dejan), abre el trasportín o la puerta y testea si les apetece salir, ellos son listos y te sabrán decir qué necesitan. Hay animales a los que el estrés de estar viajando los deja sin ganas de moverse (respétalo) y otros que prefieren hacer una pausa en su encierro momentáneo y salir a explorar, si es el caso de tu mascota, ayúdala a hacerlo con seguridad.

Por último, ten también en cuenta que puede ser positivo para ellos que viajes en el asiento de atrás cuando te sea posible. No solo les harás compañía sino que podrás cuidarlos mejor, tranquilizarlos, acariciarlos y estar con ellos en caso de que se mareen, vomiten o tengan miedo. En caso de ir con gatos, será muy recomendable también utilizar espray de la marca Feliway para hacer su ambiente más reconocible y agradable.

¡Comparte en tus redes!
Te llamamos
Leer más artículos