Todo lo que necesitas saber sobre tu contrato de alquiler

El asesoramiento legal te ayudará a arrendar tu vivienda con todas garantías y un seguro de impago de alquiler te ofrecerá la cobertura para evitar sorpresas

El alquiler de viviendas se ha convertido, en los últimos años, en una tendencia al alza. Ya sea por las características del mercado laboral o por un estilo de vida cada vez más independiente, comprar una casa es una opción que ha ido perdiendo fuelle. El despertar del mercado inmobiliario del alquiler dibuja un mapa complejo en el que los intereses de propietarios e inquilinos pugnan por alcanzar el equilibrio.

La mejor manera de satisfacer derechos y deberes de unos y otros es redactar correctamente un contrato de alquiler que recoja las obligaciones de cada una de las partes. Sin embargo, el desconocimiento y, en ocasiones, la picaresca, puede conducir a situaciones que estén al límite de la legalidad. Contar con asesoramiento jurídico experto es una garantía para evitar males mayores y, contratar un seguro de impago de alquiler, te ofrecerá la cobertura que necesitas para que todo el proceso se ajuste al marco legal correspondiente.

Aspectos fundamentales de un contrato de alquiler

Un contrato de alquiler de una vivienda no es otra cosa que un documento suscrito por las partes en el que, el propietario o arrendador, transfiere por un tiempo determinado el uso y disfrute de la vivienda al arrendatario o inquilino que, en este caso, asume el pago pactado previamente por ese uso. Hasta aquí todo parece sencillo pero ¿qué ha de incluir ese acuerdo entre las partes? ¿Dónde están los límites y quién determina las obligaciones de uno y otro más allá de la cesión temporal del aprovechamiento de la propiedad?

La Ley de Arrendamientos Urbanos establece el marco legal para el mercado del alquiler y, con mayor o menor claridad, disipa algunas de las dudas más habituales a la hora de suscribir un contrato de alquiler. Lo ideal es que, más allá de los datos básicos relativos a la identidad y formas de contacto de propietario e inquilino, el importe de la mensualidad o la fórmula de pago, las condiciones en que se entrega la vivienda y, cómo no, la fecha de inicio del acuerdo, el documento refleje cuestiones particulares al respecto de las obligaciones de unos y otros.

Para no errar en la redacción del texto, el asesoramiento de un jurista experto en la materia puede ser determinante y, en este sentido, contratar un seguro de impago de alquiler es la fórmula más acertada para integrar no sólo ese apoyo profesional, sino una serie de garantías que protejan tus intereses como propietario.

Algunos datos que no pueden faltar en tu contrato de alquiler

Duración del contrato y posibles sanciones por incumplimiento del mismo

Cláusulas relativas al pago del ITP del alquiler o desahucio por imago

Fecha de la firma

Método de pago y actualización del importe

Datos de los firmantes

Tipo de inmueble y estado del mismo

Importe de la mensualidad del alquiler Importe depositado como fianza o similares

Cuidado con las cláusulas abusivas

Aunque conviene reflejar en el contrato de alquiler de la vivienda con el mayor detalle posible cuáles son y a quién corresponden según que obligaciones, has de tener cuidado con incluir cláusulas que resulte abusivas y que, llegado el momento, puedan ser declaradas nulas por un juez. Algunas de las más habituales son:

  1. Negar la prórroga legal hasta tres años que recoge la ley.
  2. Obligación de cumplir el primer año completo de alquiler (tu inquilino podrá marcharse a los seis meses y la penalización, en caso de que exista, se ajustará a lo que establezca la normativa vigente).
  3. Trasladar al inquilino la obligación de conservar la vivienda realizando las obras correspondientes.
  4. Posibilidad de que el propietario acceda a la vivienda para constatar el estado de la misma.
Allianz Assistance - firmar contrato de alquiler

En qué puede ayudarte un seguro de impago de alquiler

A la hora de la verdad, alquilar una vivienda es poner en manos de un extraño uno de los bienes más valiosos que puedes adquirir a lo largo de tu vida. Desde esta óptica, todas las precauciones que tomes para proteger la integridad de la casa y de tus intereses serán bienvenidas. La firma del contrato de alquiler de la vivienda es solo la constatación de un acuerdo entre las partes pero no siempre es suficiente para garantizar el cumplimiento de lo estipulado.

Más allá de la rúbrica del documento y aunque, afortunadamente, no es lo habitual (de otro modo alquilar inmuebles sería insostenible), la experiencia puede estar llena sinsabores. Actos de vandalismo, morosos, desavenencias con los inquilinos… Si la cosa se tuerce, un seguro de impago de alquiler será la mejor herramienta para buscar una solución que te devuelva la tranquilidad y tu vivienda con garantías.

AWP P&C SA. Sucursal en España es el establecimiento permanente en España de la entidad aseguradora francesa AWP P&C SA. inscrita en el Registro Administrativo de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones con la Clave E-0202; y en el Registro Mercantil de Madrid Tomo 26.138, Folio 140 Sección 8, Hoja M-471120. Para contactar con AWP P&C SA. Sucursal en España puede hacerlo a través de email (comercial.es@allianz.com), teléfono (902 102 998), o correo postal: Ramírez de Arellano, 35, 3ª planta, 28043 - Madrid. NIF nº:W0034957A

AWP P&C SA. está autorizado por el órgano superior de seguros francés ACP (Autorité de Controle Prudentiel) y forma parte de Allianz Group.