Legal

¿Qué es un despido improcedente? Reclamar por despido injusto

Allianz Assistance - Despido improcedente

Si tu empresa te ha despedido sin ninguna justificación, podrías estar ante un despido injusto. Para que puedas resolver todas tus dudas, te explicamos qué es un despido improcedente y cómo deberías actuar para defender tus derechos.

 

¿Qué es un despido improcedente?

La definición de despido improcedente es muy sencilla: será improcedente todo aquel despido que se realice sin que concurran las causas o motivos por los que la ley autoriza a despedir, o bien si no se cumplen los requisitos formales que se exigen al realizar el despido.

A continuación examinamos más en detalle los motivos por los que un despido puede ser declarado improcedente.

 

Causas del despido improcedente

Como decíamos en el punto anterior, existen dos posibilidades por las que podrías considerar tu despido como improcedente:

  • En primer lugar, si no se dan los motivos justificados por los que la ley permite el despido. En este sentido, para que se tratase de un despido procedente, según el Estatuto de los Trabajadores, debería darse alguno de los siguientes casos:
    • Tratarse de un despido objetivo, bien por ineptitud del trabajador, por no adaptarse a modificaciones laborales, por motivos económicos, técnicos o de la producción o bien por absentismo reiterado.
    • Ser un despido disciplinario, por disminución continuada del rendimiento, algún tipo de indisciplina, desobediencia, acoso, embriaguez, etc.
    • Tratarse de un despido colectivo en el que concurran las causas previstas en la ley.
  • En segundo lugar, el despido también será improcedente si no se cumplen las obligaciones formales que exige la ley en el momento de despedir. En este sentido, la empresa debe notificarte el despido por escrito, indicando las causas que lo motivan y la fecha a partir de la cual tendrá efecto.

Ten en cuenta que, si concurren causas justificadas, podrían incluso despedirte estando de baja.

 

¿Cómo actuar frente a un despido improcedente?

En consecuencia, si te encuentras frente a un despido disciplinario improcedente, no concurren motivos de despido justificado o se incumplen las obligaciones formales, es posible plantear una reclamación por despido, como ahora veremos.

El primer paso que debes dar ante un posible despido improcedente es presentar una papeleta de conciliación ante el servicio correspondiente de tu comunidad autónoma. Con este acto de conciliación se trata de intentar llegar a un acuerdo antes de recurrir a la demanda por despido.

Puedes presentar esta papeleta de conciliación en el plazo de veinte días hábiles a contar desde la notificación del despido.

Si no se logra alcanzar un acuerdo en este acto, podrás ya proceder a presentar la demanda por despido en vía judicial, dentro del mismo plazo de veinte días (que se interrumpe durante la tramitación de la conciliación).

Aunque legalmente no se exige, es muy recomendable que cuentes con la ayuda de un abogado laboral para defenderte durante el procedimiento judicial.

 

Consecuencias del despido improcedente

Si, finalmente, el juez te da la razón y declara el despido como improcedente por vulneración de los derechos del trabajador, el empresario tiene dos opciones:

  • Readmitirte en tu puesto de trabajo, pagándote además los salarios que hayas dejado de percibir durante la tramitación de tu reclamación por despido.
  • Indemnizarte conforme a la ley, con extinción del contrato de trabajo.

La empresa deberá optar por una de estas dos posibilidades en el plazo de cinco días desde la notificación de la sentencia. En caso de no pronunciarse, se entiende que procede la readmisión del trabajador.

 

Indemnización por despido improcedente

Según el artículo 56.1 del Estatuto de los Trabajadores, la indemnización por despido improcedente equivale a treinta y tres días de salario por año de servicio, prorrateándose por meses los periodos de tiempo inferiores a un año, hasta un máximo de veinticuatro mensualidades.

No obstante, si hubieses firmado el contrato con anterioridad al 21 de febrero de 2012, la indemnización será de 45 días por año trabajado.

Como puedes ver, la definición de qué es un despido improcedente está bastante clara en nuestra legislación. Sin embargo, en la práctica siempre pueden surgir dudas o diferencias interpretativas que deban resolverse en vía judicial. Por este motivo, es recomendable que cuentes con un profesional en el ámbito de la defensa laboral para asesorarte durante todo el procedimiento.

Y, recuerda, ante cualquier duda sobre la indemnización, el Seguro de Defensa Jurídica de Allianz Assistance incluye asesoría laboral ilimitada.

Comparte en tus redes

AWP P&C SA. Sucursal en España es el establecimiento permanente en España de la entidad aseguradora francesa AWP P&C SA. inscrita en el Registro Administrativo de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones con la Clave E-0202; y en el Registro Mercantil de Madrid Tomo 26.138, Folio 140 Sección 8, Hoja M-471120. Para contactar con AWP P&C SA. Sucursal en España puede hacerlo a través de email (comercial.es@allianz.com), teléfono (902 102 998), o correo postal: Ramírez de Arellano, 35, 3ª planta, 28043 - Madrid. NIF nº:W0034957A

AWP P&C SA. está autorizado por el órgano superior de seguros francés ACP (Autorité de Controle Prudentiel) y forma parte de Allianz Group.