Contratación
Acceso profesionales

La malaria: precauciones del viajero

La malaria o paludismo es una de las enfermedades más presentes en gran parte del mundo. Se encuentra en zonas zonas tropicales y subtropicales, a ambos lados de la línea del ecuador, aunque las zonas con más riesgo de adquirir la infección son el Africa subsahariana, Papua Nueva Guinea, Sudeste asiático y el subcontinente indio.

Si vas a hacer un viaje a alguna de estas zonas, debes hacerlo de forma segura e informarte antes de las zonas, causas y prevenciones que necesitas.  

Tabcontainer Title

¿Qué es la malaria?

La malaria es una enfermedad infecciosa causada por un parásito llamado Plasmodium, descubierto en 1880 por M. Laveran. Con frecuencia se encuentra en los países tropicales, esta enfermedad es muy grave y a veces fatal. Cuatro tipos de parásitos causan malaria en seres humanos. Estos parásitos no se localizan de manera uniforme en todo el mundo y por lo tanto el riesgo de contraer malaria varía según el destino.

Depende del tipo de Plasmodium que causa la crisis y la resistencia al tratamiento que haya generado con el tiempo. El parásito de malaria más peligroso para los seres humanos, y por desgracia el más extendido, es plasmodium falciparum.

Este parásito se transmite al hombre a través de las picaduras de mosquitos: el mosquito anófeles hembra que predomina por la tarde y durante la noche. El contagio por este parásito se produce a través de la picadura. A continuación, se desarrolla en el organismo durante una semana aproximadamente. Los signos clínicos comienzan a aparecer tras varias horas o meses después de su desarrollo. Sin embargo, algunas formas graves de este parásito pueden evolucionar muy rápidamente, en 24 a 48 horas, y puede conducir a la muerte si no se trata inmediatamente.

Síntomas de la malaria y cómo tratarla

En términos generales, la malaria tiene muy pocos signos clínicos distintivos. Por esta razón, es sumamente importante contar con un dictamen médico, ya sea de un médico en el país anfitrión o después de su regreso. La enfermedad se convierte en grave, ya que con frecuencia se diagnostica y se trata muy tarde debido al hecho de que los signos iniciales pueden ser muy discretos.

Si detectas los siguientes síntomas, aunque sea ligeramente, consulta inmediatamente a un médico:

 • Fatiga prolongada

• Problemas digestivos

• Dolor abdominal,

• Fiebre,

• Síntomas de gripe (escalofríos, dolores, sudoración... ).

Estos síntomas también se asocian con muchas otras enfermedades tropicales, por lo que no debe seguir un tratamiento contra la malaria, sin verificar previamente la enfermedad. Problemas neurológicos, coma o convulsiones a menudo se producen de inmediato y son señales de que la enfermedad es muy grave.

El médico lo examinará y, a continuación, prescribirá un análisis de sangre de urgencia para confirmar, a través de la observación microscópica, que parásito exactamente es el responsable de estos síntomas. Si los resultados no son concluyentes en la primera visita, se realizará un segundo análisis cuando la fiebre aumente o 24 horas más tarde. Si hay algún  parásito, el médico le prescribirá un tratamiento. A menudo es necesario permanecer en el hospital algunos días.

Cómo prevenir la malaria

Es mucho mejor prevenir la malaria, que tener que curar! La prevención de la malaria depende de dos estrategias complementarias: la reducción de los riesgos de ser picado por un mosquito y un tratamiento preventivo. Es fundamental protegerse de los mosquitos anofeles, presentes especialmente al final de la jornada y durante la noche.

 He aquí algunos consejos sencillos que reducirán considerablemente los riesgos:

 • Protege las ventanas con pantallas de malla fina. Las pantallas deben estar en buenas condiciones y a ser posible tratadas con un insecticida,

• Tener aire acondicionado en la sala de trabajo,

• Dormir bajo un mosquitero (en buen estado), tratados con insecticida. Debe caer y tocar el suelo o estar remetido bajo el colchón,

• No te quedes fuera por la noche demasiado tiempo

• Usa ropa con manga largas y pantalones largos; también puede rociar con insecticida

• Aplicar repelentes contra insectos regularmente en la piel

• No te olvides de que los mosquitos están ahí, esperándote, tan pronto como bajes del avión! Así que lleva en el equipaje de mano la ropa apropiada y aerosoles, especialmente si llegas al final del día o por la noche.

Los repelentes de insectos se presentan en todas las formas (lociones, cremas, aerosoles o palos) y concentraciones. Deben aplicarse en todas las partes expuestas del cuerpo, protegiendo los ojos y la boca, debido a su contenido tóxico. Recuerda que debe renovar la aplicación con regularidad, cada 2-5 horas según la actividad física y de las condiciones climáticas. Estos productos no son resistentes al agua, y su eficacia en la ropa es muy relativa.

El segundo tipo de protección, que complementa lo que acabamos de describir, es la medicación: se habla de la profilaxis contra la malaria. Estos tratamientos no garantizan la protección total contra la malaria, pero que reducen considerablemente los riesgos de desarrollar la enfermedad y sus complicaciones.

Desde el primer uso de estos tratamientos preventivos contra la malaria, ciertas cepas de Plasmodium falciparum han desarrollado una resistencia a estos fármacos llamados resistencia química. Verifica con la oficina pública de tu país de la Salud o los archivos del Ministerio de Salud  dónde  se sitúan estas cepas resistentes de los parásitos que transmiten la malaria.

Los países han sido clasificados en cuatro grupos. Tu médico, antes de partir debe recetarte, un tratamiento preventivo adaptado al grupo de países a los que vas a viajar y en cantidad suficiente para que dure todo el viaje. Tu farmacéutico te entregará el medicamento sólo si tienes tu receta.Si tienes cualquier problema durante el viaje, no esperes a llegar a casa para consultar a un médico. El médico de tu empresa de asistencia está disponible para resolver cualquier pregunta o duda que puedas tener sobre tu salud. 

Los viajeros que necesitan protección especial contra la malaria

  • Niños

Es muy poco recomendable viajar con niños a países en los que la malaria es endémica, en particular a aquellas áreas donde los mosquitos han desarrollado una resistencia a los medicamentos contra la malaria. Si es absolutamente necesario viajar con tus hijos, es fundamental impedir que sean picados por los mosquitos. No hay ninguna prueba de la no toxicidad de los repelentes de insectos eficaces para los bebés menores de 2 años. Consulta a tu farmacéutico, te recomendará un producto que pueda ser utilizado por toda la familia. Si tu hijo presenta algún tipo de fiebre en una zona de malaria, debes consultar inmediatamente a un médico.

  • Las mujeres embarazadas

La malaria es una enfermedad muy grave para una mujer que está embarazada. Se recomienda encarecidamente retrasar los planes de viaje durante varios meses o elegir otro destino. Si es absolutamente necesario viajar a un país donde el paludismo es endémico, concierta una con tu ginecólogo y un médico especializado en enfermedades tropicales: los tratamientos preventivos contra el paludismo en mujeres embarazadas son difíciles y limitados.

  • Los ancianos y personas inmunodeficientes

Aunque no existen contraindicaciones de tomar los tratamientos contra la malaria, es esencial que conciertes una cita con tu médico para informarte sobre eventuales riesgos para la salud.

AWP P&C SA. Sucursal en España es el establecimiento permanente en España de la entidad aseguradora francesa AWP P&C SA. inscrita en el Registro Administrativo de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones con la Clave E-0202; y en el Registro Mercantil de Madrid Tomo 26.138, Folio 140 Sección 8, Hoja M-471120. Para contactar con AWP P&C SA. Sucursal en España puede hacerlo a través de email (comercial@allianz-assistance.es), teléfono (902 102 998), o correo postal: Ramírez de Arellano, 35, 3ª planta, 28043 - Madrid. NIF nº:W0034957A

AWP P&C SA. está autorizado por el órgano superior de seguros francés ACP (Autorité de Controle Prudentiel) y forma parte de Allianz Group.