Contratación
Acceso profesionales

Deportes de invierno

Las vacaciones veraniegas en la playa hace tiempo que compiten con las cada vez más populares vacaciones de invierno. Cada vez más personas reservan unos días de vacaciones para pasarlas en un destino turísito invernal donde practicar sus deportes favoritos. 

Esquí, snowboard, curling e incluso buceo bajo el hielo, son algunos de los deportes que practicar únicamente en época o destino invernal. Aunque apasionantes, suelen ser los deportes con más riesgo de accidente. Descubre aquí todo lo que necesitas saber en cuanto a deportes de invierno.

Tabcontainer Title

¿Qué son los deportes de invierno?

Los deportes de invierno cada vez atraen a más turistas. Algunas disciplinas son muy populares: todas las formas de esquí (alpino, esquí de fondo, fuera de la pista, telemark ...), el snowboard y sus actividades asociadas (surf de montaña, kite surf ...), patinaje, trineos, raquetas, le curling, trineos tirados por perros, bicicletas de nieve e incluso bucear debajo del hielo.

Las montañas, la nieve y el sol, un cóctel estimulante en vacaciones, que no está exento de riesgos. Cada año, se registran cientos de accidentes y lesiones. Tanto el esquí, como el snowboard, son deportes muy físicos y especialmente duros para las articulaciones; tu cuerpo debe estar bien preparado y en buena forma. Además, en los deportes de invierno se combinan los efectos nocivos de las alturas en frío, de alta y el sol. Por lo tanto es importante prever todos los aspectos de tus vacaciones de invierno a fin de iniciar de forma segura en tu aventura en la nieve.

¿Quién puede practicar deportes de invierno?

Los niños mayores, los adolescentes y los adultos pueden disfrutar de todas las maravillas que ofrecen las montañas en invierno. Sin embargo, estas nieves de grandes alturas se desaconsejan para las personas con enfermedades del corazón, deficiencia respiratoria, bronquitis crónica o asma embarazos en sus primeros momentos o tardíos y algunas enfermedades de la sangre o problemas psiquiátricos. Todas estas situaciones requieren una opinión médica antes de planificar este tipo de vacaciones.

En cuanto a los niños, hay elegir la estación de esquí con cuidado y considerando la altura. Si tu hijo tiene menos de un año de edad, deben evitarse las estaciones por encima de 1.200 metros (3.600 pies). A partir de un año se puede llevar al bebé a un centro de esquí situado a 1.500 metros (4.500 pies). Sólo a los cuatro años de edad un niño puede disfrutar plenamente de toda la diversión y las actividades de nieve y la altitud. Hay que ser especialmente cuidadoso y cauteloso al utilizar los telesillas y telecabinas, debido al drástico cambio en la altitud.

Si acudes conduciendo a la estación de esquí resulta adecuado realizar paradas de descanso en el camino para que tus hijos se puedan adaptar paulatinamente a las zonas altas. Si están resfriados para con frecuencia. Es importante. El cambio de altura incrementa la velocidad de los latidos del corazón y aumenta la presión arterial. Además, en caso de una infección respiratoria superior, la permeabilidad de la trompa de Eustaquio se ve comprometida, y esto puede causar fuertes dolores de oídos. Al igual que con los viajes en avión, haz que el niño beba regularmente durante todo el viaje con el fin de evitar estos malestares y dolores.

 

Antes de tres años, los niños sólo pueden esquiar un poco. Por tanto, serán especialmente sensibles al frío debido a su relativa inmovilidad. Es muy importante mantenerlos bien cubierto. El bloqueador solar y las gafas de sol de total protección son necesarios para todos los niños.

Consejos útiles

Sigue estas recomendaciones y disfruta plenamente de tus vacaciones de invierno en la nieve:

• Si no estás en buena forma física y has practicado pocos deportes durante el año, solicita la opinión de tu médico antes de organizar tu viaje de esquí. Planifica un programa regular de aptitud y resistencia (caminar, patinar, trotar, andar en bicicleta, subir escaleras) varias semanas antes de salir. Comprueba el estado de tu material antes de que comience la temporada y, si es necesario, haz que tus fijaciones sean revisadas por un profesional. Asegúrate de que tu material de esquí corresponde a tu tipo de cuerpo y nivel de esquí.

• Para evitar los frecuentes accidentes de rodilla o muñeca, utiliza las protecciones adecuadas.

• Los niños deben usar un casco (obligatorio) porque son más vulnerables en caso de golpes en la cabeza. Cuando los niños usan casco, las posibilidades de lesiones se reducen en un 50%.

• Usa ropa de abrigo. La indumentaria de esquí suele estar diseñada para garantizar la termorregulación del cuerpo y, por lo tanto, mantener una temperatura constante, mientras se esquía. No olvides comprobar el parte meteorológico y condiciones de la nieve para poder vestir en consecuencia.

• Protege tu rostro y el de tus hijos con protector solar (adaptado al tipo de piel) y renueva su aplicación a lo largo del día, incluso cuando está nublado

• Nunca dejes tus gafas de sol! Los rayos UV son muy fuertes en las alturas y pueden quemar los ojos! Las gafas de sol han de ser de alta calidad (que son caras y deben estar contempladas en tu presupuesto) ya que permiten reducir la intensidad de la luz y absorber y filtrar los rayos, así como para proteger la retina de los peligros del sol.

• Al comienzo de tus vacaciones, evita esfuerzos extenuantes durante las primeras 48 horas. Esto se corresponde con el tiempo que tarda un cuerpo sano en aclimatarse a la altitud. No te sobreestimes a ti mismo y comienza a esquiar por pistas sencillas. Descansa con regularidad.

• Haz ejercicios de calentamiento antes de atacar  las pistas. Tus músculos te lo agradecerán y esto evitará accidentes innecesarios.

• En las pistas, respeta las señales acerca de sus condiciones y el nivel de dificultad. Y piensa en los demás! Esto es lo más importante. Controla tu velocidad, planifica a donde vas y facilita el paso a los demás esquiadores. Los accidentes más graves se producen cuando chocan dos esquiadores.

• Nunca de esquíes con un niño sobre tu espalda. Incluso si piensas que eres un buen esquiador no eres inmune a una caída o una colisión.

• Si se produce una caída grave, respeta los principios básicos de primeros auxilios de emergencia (proteger, alertar, ayudar). Cubre a la víctima para que no tenga frío y tranquilízala diciendo que la ayuda está en camino.

• Asegúrate de que tu dieta se adapta a la actividad física. Un desayuno equilibrado con una ingesta calórica suficiente, comidas ricas en carbohidratos (pasta, arroz ...), pero no demasiado pesada, refrigerios en los descensos (frutos secos, barras de cereal bajas en calorías) y una cena equilibrada para reponer fuerzas. Evita consumir alcohol, ya que reduce la alerta y ralentiza tus reflejos. Planea una comida ligera a media mañana y merienda para los niños.

• Bebe mucha agua y a menudo para evitar la deshidratación, que puede originarse por el esfuerzo físico y el frío.

• El esquí fuera de pista es muy peligroso y no se recomienda. En cualquier caso, nunca dejes las pistas marcadas solo, debes contar con un guía o un instructor de esquí por si te pierdes o desorientas. Cada año, muchas personas mueren o resultan heridas en avalanchas. Asegúrate de que su equipo cuenta con un sistema de rescate (reflectores, emisores-receptores, airbags, etc)

• Realiza paradas de descanso.

• Si tienes cualquier problema durante el viaje, no esperes a llegar a casa para consultar a un médico. El médico de tu empresa de asistencia está disponible para resolver cualquier pregunta o duda que puedas tener sobre tu salud.

AWP P&C SA. Sucursal en España es el establecimiento permanente en España de la entidad aseguradora francesa AWP P&C SA. inscrita en el Registro Administrativo de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones con la Clave E-0202; y en el Registro Mercantil de Madrid Tomo 26.138, Folio 140 Sección 8, Hoja M-471120. Para contactar con AWP P&C SA. Sucursal en España puede hacerlo a través de email (comercial@allianz-assistance.es), teléfono (902 102 998), o correo postal: Ramírez de Arellano, 35, 3ª planta, 28043 - Madrid. NIF nº:W0034957A

AWP P&C SA. está autorizado por el órgano superior de seguros francés ACP (Autorité de Controle Prudentiel) y forma parte de Allianz Group.