5 consejos para montar en bicicleta en Ámsterdam

La capital de Holanda, a orillas del río Ámstel, es una ciudad con una calidad de vida fuera de lo común. Entre las razones por las que sus habitantes gozan de una buena salud es el empleo de la bicicleta, medio de transporte que prácticamente todo el mundo utiliza. En otra ocasión ya os recomendamos pasear en bici por esta bella ciudad, entre otras cosas que hacer en Ámsterdam. Esta vez os damos algunos consejos para circular entre los canales de Ámsterdam.
En esta ciudad hay más bicicletas que personas, por lo que son pocos los lugares en los que no se emplee este medio de locomoción. Por lo tanto, respeta las calles peatonales, comerciales, ya que los habitantes pueden molestarse
Si alquilas una bicicleta en Ámsterdam tienes que tener en cuenta que el modelo clásico no cuenta con frenos en el manillar, sino que tienen un sistema de freno contrapedal en el que echando los pedales hacia atrás se puede frenar la rueda trasera. Si no estás habituado a este tipo de bicicletas, busca una con frenos normales.
Desplazarse en bicicleta en Ámsterdam, una ciudad con tantos ciclistas, puede resultar un poco caótico si no estás acostumbrado. Señala con tus brazos si vas a tomar una calle a la izquierda o a la derecha. Si vas a detenerte o a bajar la velocidad, eleva tu brazo en ángulo recto con la palma de la mano hacia los vehículos o bicicletas.
Al circular con la bicicleta hay que tener en cuenta los carriles del tranvía. Ten cuidado de no introducir las ruedas en ellos, ¡sería una caída casi segura!
Al estar tan extendido ir sobre dos ruedas en la ciudad, los propios alojamientos turísticos pueden ofrecer un servicio de alquiler de bicicletas. Infórmate, ya que quizás sea más económico que el alquiler de una empresa de renting. Asimismo, las bicicletas de libre disposición (OV-fiets) están reservadas sobre todo para residentes.
¡Comparte en tus redes!
Calcula tu precio
Leer más artículos