Viajar solo: ¿Te atreves?

Cuando se trata de viajar, hacerlo solo puede proporcionar una recompensa sin igual. Al margen de los populares beneficios de viajar para la salud, la experiencia de compartir las vacaciones, única y exclusivamente, con uno mismo, puede resultar de lo más enriquecedor. A la posibilidad de descubrir nuevos destinos se suma el atractivo de conocer gente y elegir cómo quieres que sea tu viaje sin concesiones. Eso por no mencionar que siempre puedes decidir si buscas o no compañía en algún momento determinado...

¿Quieres pasar más tiempo en una exposición o conocer el país montado en un tren? ¿Buscas un plan para viajar barato o prefieres unas vacaciones solo ‘a cuerpo de rey’? Tú eres el único dueño de tu destino aunque no está de más tener en cuenta algunos consejos para viajar solo que pueden serte de gran ayuda. 

Viajar solo implica cierta responsabilidad. De ti depende cuánto estés dispuesto a dejar al azar en tu viaje y, aunque ser aventurero es tentador, hay que serlo con cabeza. Una de las cuestiones fundamentales que tienes que resolver antes de partir es el capítulo de la documentación. Tener todos los papeles en regla es fundamental para que viajar solo no se convierta en una odisea. Más allá de DNI o pasaporte en vigor, en función del destino elegido es posible que debas contratar un seguro de viaje para poder acceder al país en cuestión o, al menos, disponer de un seguro de asistencia en viaje.

En cualquier caso, viajar solo implica que cualquier eventualidad deberás resolverla tú mismo y, en consecuencia, más allá de la obligatoriedad o no de contratarlo, disponer de un seguro de viaje al extranjero te dará la tranquilidad de contar con asistencia si la necesitas. 

La experiencia de viajar solo no implica, necesariamente, volverse antisocial. De hecho, conocer gente en el camino es uno de los principales atractivos de unas vacaciones en solitario. La clave está la capacidad de decidir cómo, cuándo y con quién quieres compartir tu periplo lejos del hogar.

El alojamiento, por ejemplo, es un buen escenario para encontrar viajeros que, como tú, hayan decidido viajar solos. Los hostel suelen ser un buen punto de encuentro para conocer gente de multitud de países y, muchos de ellos, ofrecen actividades que van más allá de pasar la noche compartiendo habitación. Otra práctica que gana adeptos por todo el mundo son los free walking tours, una manera amena (y barata) de conocer la ciudad.

Compartir transporte o, incluso, mesa en algún restaurante tampoco es mala opción si la soledad te abruma y quieres conocer gente con la que pasar un rato entretenido.

Dicen que la información es poder y, tratándose de viajar solo, es bueno que conozcas aspectir básicos del destino ales como transportes, hospitales, ubicación de la embajada de tu país, números de emergencia y qué barrios conviene evitar, por solo mencionar algunos aspectos. 
viajar solo

Del mismo modo debes tener en cuenta que, aunque tú no tengas miedo de viajar solo, es posible que tu familia y amigos estén algo preocupados por ti así que no está de más que alguien sepa dónde estás en todo momento para que, en caso de que algo suceda, puedan encontrarte.

Lo mismo ocurre si sales por la noche. Si no quieres trastocar el sueño de familiares o amigos, siempre puedes dejar una nota en el hostel por si la nocturnidad complica tu vuelta.

Todo en su justa medida. No planificar todo el viaje está bien pero a la hora de viajar solo, tanto si lo haces a un destino seguro como si vas a la selva amazónica, no está de más tomar ciertas precauciones. Al margen de mantener un contacto con familiares y amigos, trata de no llegar a tu destino por la noche para evitar el estrés propio del desconocimiento de la ciudad, no te aventures en barrios de dudosa reputación y asegúrate de tener a mano los teléfonos de emergencias.

Aunque viajar solo implica hacerlo ‘ligero de equipaje’, al menos en términos de compañía y sin entrar a considerar la posibilidad de conocer gente, tu maleta (o mochila) será una gran aliada. El tiempo que pases disfrutando de tus vacaciones solo puede darte alguna pista de lo que necesitarás aunque, en cualquier caso, conviene acompañar la documentación y tu seguro de viaje con otros elementos que te serán de gran ayuda.

Una batería de repuesto así como un móvil libre para utilizar una SIM local son básicos, lo mismo que un botiquín de viaje que incluya, entre otras cosas, paracetamol o ibuprofeno, tiritas, protección solar, pomada antibiótica, antihistamínicos, tijeras de uñas y pinzas.

No es casualidad que hayamos reservado la cuestión de dónde viajar al último lugar de esta batería de consejos para viajar solo. La explicación es tan sencilla como que hay un sinfín de alternativas que van desde viajar solo por España a viajar solo en un grupo organizado, pasando por elegir un destino seguro, ser aventurero, descubrir ciudades en la otra punta del planeta o viajar barato por Europa aprovechando algún billete a buen precio cortesía de una low cost.

La elección depende solo de ti porque, en la práctica, sea cual sea tu destino, la experiencia de viajar solo será algo que nunca olvidarás y cualquier lugar que elijas te abrirá un universo de posibilidades por descubrir. ¡Disfruta tus vacaciones solo!

¡Comparte en tus redes!
Calcula tu precio
Leer más artículos