El ahorro que supone contratar
tu seguro de viaje

El presupuesto es una parte fundamental de la preparación de cualquier viaje. Tener claro hasta dónde estás dispuesto a invertir y las posibilidades que, en base a ese montante económico, se abren ante ti, es un punto clave para diseñar unas vacaciones perfectas.  Contratar un seguro de viaje no es sólo una manera de protegerte ante cualquier eventualidad sino que, en cierto modo, es una garantía para salvaguardar tu inversión o hacer frente a posibles desembolsos económicos con  los que no contabas.

En la práctica, disponer de un buen seguro de viaje supone, más que una inversión o un añadido al presupuesto final, un auténtico ahorro para tu bolsillo. ¿Te has parado a pensar lo que supondría tener que acudir al médico fuera del territorio nacional? ¿Qué pasaría si te ves inmerso en una pelea que acaba en comisaría? ¿Cómo volver a casa si te roban tus pertenencias? Aunque puedan parecer casos extremos, son más frecuentes de lo que imaginas.

Con independencia del destino, la duración o el tipo de viaje que vayas a emprender, has de tener presente que nadie está exento de tener que enfrentarse a situaciones inesperadas. Contratar un seguro de viaje te ayudará a vivir la experiencia desde la tranquilidad de saberte protegido ante cualquier eventualidad.

Tanto si eres de los que aprovecha cualquier día libre para hacer una escapada como si prefieres reservar tiempo y esfuerzo para unas vacaciones anuales pero contundentes, sabrás que el presupuesto es una de las cuestiones principales a planear en cualquier viaje. Pero ¿qué aspectos determinan la inversión a realizar? Te contamos algunos:

  • Transporte: Gasolina, billetes de avión, tren, autobús, barco… Ya sea por tierra, mar o aire, moverse cuesta dinero y es, con frecuencia, uno de los capítulos que se lleva una mayor inversión.
  •  Alojamiento: Otro de los aspectos que puede suponer un mayor desembolso es el alojamiento. Aunque hay multitud de opciones que pueden abaratar costes (hostel, casas de amigos, habitaciones compartidas…), lo cierto es que invertir en descanso es básico para reponer energías y disfrutar de tu estancia fuera del hogar.
  • Comida: En función del destino, comer puede resultar más o menos económico pero, en cualquier caso, es un gasto en el que no debes escatimar, sobre todo, si quieres conocer la gastronomía autóctona.
  • Entradas, actividades y extras: Es posible que estés pensando en diseñar tu viaje al milímetro y, en consecuencia, habrás estudiado al detalle cada una de las posibilidades que ofrece tu destino. Siendo así, seguro que has contemplado en el presupuesto la parte correspondiente a entradas a espectáculos o monumentos, visitas guiadas e, incluso, souvenirs.

Desliza para ver más

Elige el seguro que más se adapte a tus necesidades
Seguro de Anulación Seguro de Viaje de Estudios
Seguro de Vacaciones Seguro Visa Schengen
Seguro Viaje de Negocios/Negocios Anual Seguro Trtotamundos
Seguro Multiviaje Anual Seguro de Esquí

Aclarados los aspectos económicos que determinarán el grueso del presupuesto de tu viaje, podría parecer que se trata de una inversión sin  fisuras pero ¿qué pasa cuando los planes se ven truncados por una situación inesperada? Si tienes un seguro de viaje con las coberturas apropiadas no tendrás que preocuparte. Una protección en forma de póliza para tus vacaciones, salvaguardará tu inversión ante multitud de imprevistos tales como:

  • Gastos médicos: ¿Sabes lo que te costaría la atención médica lejos del suelo patrio? Dependiendo del destino y la dolencia podrías llegar a tener que desembolsar una cantidad con más de tres ceros. Un seguro de viaje con cobertura médica se hará cargo de estos gastos en caso de tener que necesitar asistencia
  • Anticipos económicos: La pérdida de la documentación, la cartera o las tarjetas supone una odisea si estás en el extranjero, lo mismo que verte envuelto en alguna circunstancia que lleve implícita la intervención de un abogado. ¿Estás preparado para estas eventualidades? Con tu seguro de viaje no tendrás que preocuparte, ganarás en tranquilidad y te ahorrarás el desembolso.
  • Estancia en hotel y desplazamiento familiar: Si tienes la mala suerte de sufrir un accidente en el extranjero o verte afectado por una dolencia que trunque tus planes, tener un seguro de viaje no sólo supondrá un ahorro a nivel de gastos médicos sino que, además, te garantizará el desplazamiento de un familiar y su estancia en el hotel en caso de ser necesario.
  • Cancelación del viaje: Incluso antes de poner tierra de por medio, tu seguro de viaje supone un ahorro. ¿Cómo? Sencillo. Hay multitud de escenarios ante los que no tienes ningún tipo de control y que pueden llevarte a tener que anular tus vacaciones. ¿Estás dispuesto a perder todo lo aportado en billetes, reservas  y demás? Contratar un seguro de viaje te permitirá recuperar tu inversión.

Si aún tienes dudas sobre el ahorro que supone disponer de un seguro de viaje, solicita presupuesto  sin compromiso. La inversión merecerá la pena.

¡Comparte en tus redes!
Calcula tu precio
Leer más artículos