¿Sabes qué es el síndrome de la clase turista
y cómo combatirlo?

Si tienes pensado coger un avión próximamente esta información te va a ser de gran interés: ¿sabes qué es el síndrome de la clase turista y cómo combatirlo? Nosotros te lo explicamos para que evites sus desagradables consecuencias.

También conocido como trombosis del viajero, este mal es frecuente en personas que viajan habitualmente en avión. Aunque puede darse el caso en personas que viajan en otros medios de transporte, es más habitual entre aquellos que lo hacen en el aéreo debido a la poca humedad dentro del habitáculo y a la disminución relativa de la presión barométrica.

Este problema médico se produce porque, al haber tan poco espacio para mover las piernas en los aviones, la circulación sanguínea de estas extremidades se ralentiza y la sangre se espesa, pudiendo llegar a formar coágulos si el viaje es muy largo. El mayor peligro reside en el hecho de que estos coágulos pueden ser liberados y acabar provocando una embolia de pulmón.

Según informa la Fundación Española del Corazón, este tipo de problema rara vez se produce en personas que no tengan factores de riesgo (la tasa de prevalencia en estos casos es inferior al 1%), pero sí que puede aparecer en personas con sobrepeso, edad avanzada, hipertensión, enfermedades cardíacas o de circulación, fumadores, personas que consumen grandes cantidades de alcohol, recién operadas o aquellas que tomen un tratamiento de estrógenos o anticonceptivos orales. En estos casos de alto riesgo la tasa de prevalencia aumenta hasta el 4% o 5%.

  • La Fundación Española del Corazón hace una serie de recomendaciones:
  • Elegir asientos de pasillo: estos permiten una mayor movilidad por lo que podemos estirar mejor las piernas
  • Levantarse una vez cada hora: esto nos permitirá estirar las piernas y estimular así la circulación en dichas extremidades. A ser posible conviene dar un pequeño paseo por el avión.
  • Llevar ropa holgada: evitemos llevar ropa ajustada, de esta forma favoreceremos la circulación de las piernas.
  • Evitar ciertas bebidas: si vas a montar en un avión, no tomes café, té o alcohol.
  • Hidratarse: evitando las bebidas anteriormente citadas, es importante aumentar el consumo de agua.
  • No cruzar las piernas: puede que con el poco espacio esta opción no sea muy frecuente, pero mejor evitarla ya que no favorece la circulación.
  • Realizar ejercicios de estiramiento: cada cierto tiempo es conveniente hacer estiramientos de pies, cuello, piernas y manos.

Además de estas recomendaciones estándar, también invitan a aquellos viajeros que tengan factores de riesgo alto que utilicen medias o calcetines de compresión y que tomen una pastilla de ácido acetilsalicílico antes, durante y después del viaje.

No obstante, para poder viajar con total tranquilidad, no olvides contratar tu seguro de viaje de Allianz Assistance para obtener la mejor cobertura sanitaria en el extranjero en caso de necesidad.
¡Comparte en tus redes!
Calcula tu precio
Leer más artículos