Camí de Ronda: todo lo que necesitas saber

Si te encanta practicar senderismo, esta ruta te va a enamorar. El Camí de Ronda, que bordea el litoral de la Costa Brava y cuenta con unas maravillosas vistas, es una travesía al aire libre que puedes aventurarte a recorrer en cualquier estación del año. Descubre con nosotros el Camí de Ronda y todo lo que necesitas saber para hacerlo.

El Camí de Ronda es milenario, aunque no se conoce cuál fue exactamente la fecha de su creación, y nació para comunicar las poblaciones del litoral. Su nombre se popularizó durante los siglos XIX y XX, época en la que las autoridades (el Real Cuerpo de Carabineros de Costas y Fronteras y la Guardia Civil) lo emplearon para realizar “la ronda”, es decir, para controlar las acciones ilegales que tenían lugar en la costa, entre ellas el contrabando y el estraperlo.

Aunque en ocasiones tenga tramos llanos, esta ruta se caracteriza por su composición de senderos estrechos con numerosas subidas y bajadas. Desde ella se pueden ver paisajes de una gran belleza, gracias a su flora y la abrupta y escarpada geografía que tiene la Costa Brava entre los municipios de Blanes y Portbou. Llama sobre todo la atención la diversidad del recorrido y el contraste que se da entre el verde de los pinos y el azul del mar. Además, la ruta atraviesa diferentes espacios naturales protegidos (Plan de Espacios de Interés Natural, PEIN): el EIN Castell-Cap Roig y el EIN Montañas de Begur.

Desde la organización del Camí de Ronda proponen dos modalidades de ruta, una lineal y otra circular, para que puedas elegir la que más te interese según tus condiciones físicas. La distancia completa de la primera es de 43 km y se puede hacer en 2 o 3 días. Inicia en Sant Feliu de Guíxols y finaliza en Begur. En cuanto a la segunda, son 140 km y se recorre en 8 días. Empieza y termina en la ciudad de Girona. Ambas rutas se pueden realizar tanto con guía oficial como por libre.

Entre los materiales que la organización estima como imprescindibles para realizar el Camí de Ronda se encuentran, entre otros: calzado cómodo para senderismo ligero, calcetines y camisetas transpirables, chaqueta con membrana paraviento, palos de trekking con puntera de goma, gafas de sol y mini botiquín. Además, como el camino cuenta con numerosas calas y playas, será indispensable (sobre todo si haces la travesía en verano) llevar bañador y toalla, preferiblemente de secado rápido, y protección solar. Asimismo, tendrás que beber agua a menudo con el fin de no deshidratarte. Para ello, lo mejor será hacerte con una cantimplora.

También es necesario llevar un GPS con la última versión oficial del track del camí, ya que está señalizado en gran parte, pero algunos tramos son vírgenes y no tienen señales indicativas. Si no tienes un GPS y no contratas un guía acompañante (que conoce el camino), existe la posibilidad de alquilarlo.

Con esto ya tienes los tips más relevantes para poder planificar y disfrutar al máximo el Camí de Ronda, recorrer la preciosa senda y contemplar la naturaleza catalana.

¡Comparte en tus redes!
Calcula tu precio
Leer más artículos