5 catedrales de España que no debes perderte

La tradición católica de España durante siglos ha supuesto un caldo de cultivo para el arte y la arquitectura sacra. Esto ha supuesto una aportación de grandes tesoros para el patrimonio artístico y cultural de nuestro país. Hoy recorremos 5 ciudades en busca de sus catedrales:
Dedicada a la Virgen María, esta catedral gótica comenzó a construirse en el año 1.221. El estilo, tal y como puede verse en la forma y elementos decorativos de la fachada, sigue la moda francesa (donde se origino esta corriente arquitectónica). Sin embargo, no es el único estilo que se da en el edificio, ya que en su interior encontramos también elementos renacentistas y barrocos.
Catedral de Burgos
 Destacan sus torres acabadas en agujas de tracería caladas, sus rosetones y el Papamoscas, un reloj del siglo XVIII con una figura humana que, a cada hora en punto, da una campanada con un mazo. Otra de las obras maestras de la catedral es el cimborrio, bajo el cual se encuentran enterrados el Cid y su esposa, Doña Jimena.
Está consagrada a Santa María de Regla y es junto con la de Burgos uno de los mejores exponentes del gótico en España. Construida en el siglo XII, sigue el estilo francés predominante en la época.
Catedral de León
La edificación destaca principalmente por la ligereza de sus muros, ya que la tracería de los grandes rosetones y ventanales aligeran la construcción y aportan gran luminosidad al interior del templo.  Sus espectaculares vidrieras medievales constituyen una de las mejores colecciones del mundo en este arte.
Su nombre completo es Catedral de Santa María de la Sede de Sevilla y es la iglesia más grande del mundo después de la Basílica de San Pedro del Vaticano y la más grande del mundo de estilo gótico. Más tardía que las dos anteriores, esta obra aprovechó el Patio de los Naranjos y la Giralda, ambos procedentes de la mezquita que ocupaba ese lugar y que fue demolida para la construcción de la catedral a excepción de estos dos elementos.
Catedral de Sevilla
No obstante, la fusión estilística incluye también elementos renacentistas, barrocos, neoclásicos y neogóticos. Su interior acoge los sepulcros de Cristóbal Colón o Alfonso X el Sabio entre otros ilustres personajes de la historia de España.
Es uno de los principales destinos de peregrinaje para los católicos de todo el mundo. Esta edificación atesora los restos del apóstol Santiago, quien da nombre a la catedral y también a la ciudad que la alberga. Es el punto final del llamado Camino de Santiago, la meta de todos aquellos peregrinos que recorren las diferentes rutas para ver la tumba del apóstol. Desde la iglesia primitiva donde reposaba el sepulcro hasta la Catedral actual han sido muchos los estilos que han modificado esta construcción. Prerrománico, románico gótico, renacentista o barroco son algunos de ellos. 
Catedral de Santiago de Compostela
Destacan el románico Pórtico de la Gloria, obra del maestro Mateo y la barroca fachada del Obradoiro. Si tienes suerte, puedes ver cómo botan el botafumeiro, un incensario de 1,60 metros de altura y bañado en plata, que tan solo se utiliza en ocasiones especiales.
En realidad, este templo es la unión de varios edificios, entre los que destacan la catedral vieja y la nueva. La vieja, perteneciente a los siglos XII y XIII y su estilo es de transición del románico al gótico. Al igual que la de Sevilla, está dedicada a Santa María de la Sede. Destacan la cúpula gallonada, los frescos de la Capilla de San Martín y el retablo mayor, donde se representa la vida de la Virgen y Jesucristo y que está rematado por una representación del Juicio Final en la bóveda de horno del ábside en que se encuentra.
Catedral de Salamanca
La Catedral Nueva, de los siglos XVI al XVIII, incorpora al conjunto de edificios los estilos gótico tardío, renacentista y barroco. Destacan la fachada plateresca, las bóvedas estrelladas, la cúpula y el astronauta de la puerta de Ramos, el cual se añadió en 1992 durante una remodelación.
¡Comparte en tus redes!
Calcula tu precio
Leer más artículos