'Turismo pop' y otras formas de viajar
poco convencionales

¿Siempre has creído que las personas se dividen entre las que son de playa y las que prefieren la montaña? Sentimos decepcionarte, pero la clásica división de viajeros se ha quedado bastante corta con el paso del tiempo. El inagotable caudal de información que nos proporciona hoy la red permite que planifiquemos salidas más ajustadas a nuestros gustos. Hoy nos adentramos en cuatro tipos de turismo muy poco convencionales:
Este tipo de turismo se centra en lugares que han pasado a la cultura popular a través de cómics, películas, libros o discos. Algunos ejemplos son la estatua de Mazinger Z ubicada en una urbanización de Tarragona, el mítico paso de cebra donde The Beatles se fotografiaron para la portada del álbum Abbey Road y el andén nueve y tres cuartos de la estación londinense de Kings Cross.
Andén 9 y 3/4 en la estación Kings Cross de Londres

El turismo pop, sin embargo, puede llegar a ser tan masivo que deben adoptarse medidas como las que se están empezando a tomar en el parisino puente de las Artes.

Allí, inspiradas por los personajes del escritor Federico Moccia, miles de enamorados han fijado un candado para sellar su amor. ¿El resultado? El derrumbe de una de los tramos de barandilla y la decisión del consistorio galo de instalar unos paneles para impedir dicha práctica.

Se trata, sin lugar a dudas, de una de las formas de viajar más peculiares que existen. Tomando como referencia que la Tierra está dividida por unas líneas imaginarias que conocemos como paralelos y meridianos, algunos aventureros tratan de visitar el mayor número de estas intersecciones. Nuestro planeta cuenta con 64.442 puntos así, de los cuales 21.541 están sobre tierra firme, 38.411 en el mar y 4.490 en los casquetes polares. Quienes viajan a ellos suelen documentar su hazaña con fotografías en las suelen aparecer sus receptores GPS, indispensables para situarse en el lugar correcto. Existe hasta una web, Degree Confluence Project, que recopila las fotos de todas las intersecciones que ya han sido visitadas por alguno de sus colaboradores.
Visitar lugares abandonados es una forma de viajar que ha tomado mucha fuerza durante los últimos años, y es que para los aficionados de esta manera poco convencional de viajar, el halo de misterio que rodea a estos sitios puede llegar a ser excitante y estremecedor. Aunque en el pasado, estos lugares estaban llenos de vida, hoy son el espejismo de personas, historias y momentos que llaman la atención del más viajero más curioso.

En la actualidad existen varios blogs españoles cuyos responsables se dedican a visitar lugares completamente abandonados. Estaciones de ferrocarril, cines, hospitales o discotecas son algunos de los espacios en los que los viajeros se introducen en busca del encanto que desprenden los sitios que alguna vez estuvieron llenos de vida.

Para conservar esta magia y alejarla de los vándalos y saqueadores, los aficionados a este tipo de expediciones casi nunca comparten la ubicación de las edificaciones en las que se adentran. Cerrado por abandono es uno de los blogs centrados en este tipo de lugares.

Visitar lugares abandonados se hace cada vez más una práctica popular entre los amantes de los viajes
En la actualidad existen varios blogs españoles cuyos responsables se dedican a visitar lugares completamente abandonados. Estaciones de ferrocarril, cines, hospitales o discotecas son algunos de los espacios en los que los viajeros se introducen en busca del encanto que desprenden los sitios que alguna vez estuvieron llenos de vida. Para conservar esta magia y alejarla de los vándalos y saqueadores, los aficionados a este tipo de expediciones casi nunca comparten la ubicación de las edificaciones en las que se adentran. Cerrado por abandono es uno de los blogs centrados en este tipo de lugares.
¡Comparte en tus redes!
Calcula tu precio
Leer más artículos