Diez consejos para preparar un botiquín de primeros auxilios

¿Cuáles son tus vacaciones ideales? ¿Eres todo un aventurero como Indiana Jones o prefieres buscar una playa idílica donde disfrutar de la brisa marina? Sea cual sea tu viaje soñado, siempre es bueno reservar un hueco en la maleta para llevar un botiquín de primeros auxilios, imprescindible en caso de que surja algún problema.

En caso de urgencia, estamos acostumbrados a recibir ayuda sanitaria de inmediato. Por eso, en ocasiones olvidamos que en algunas regiones del mundo las emergencias son resueltas varios días después de que ocurra el percance. En esas ocasiones debemos recordar lo que le decía Dorothy a su perrito en la mítica película El mago de Oz de 1939, “Siento que ya no estamos en Kansas”. Para ayudarte a estar preparado estés donde estés, en Allianz-Assistance hemos preparado una lista de consejos para el perfecto viajero precavido.

De este modo, podrás encontrarlo rápidamente en caso de emergencia.
Te serán especialmente útiles para guardar objetos y medicamentos que deban conservarse secos. También puedes usarlas para portar tus documentos sanitarios y tu cartilla de vacunación.
Siempre debes llevar contigo una tarjeta en la que incluyas los teléfonos de emergencia del país en el que te encuentres: hospitales, clínicas, embajadas… 
Como un termómetro, tijeras, pinzas (para extraer astillas u otros objetos punzantes), un espejo irrompible, un mechero desechable y algodón.
Cualquier rasguño expuesto puede darte un mal rato, por eso es importante que portes un antiséptico (alcohol desinfectante de 70 grados, algún formulado que incluya Chlorhexidine, pañuelos desinfectantes…), así como un colirio de composición salina.
Como tiritas, vendas adhesivas para cortes, bandas especiales para ampollas, gasas y vendas ajustables que no incluyan pegamento.
Es importante que metas alguna pomada para quemaduras de todo tipo, incluidas las producidas por el sol; repelente para insectos y cremas para el picor y las inflamaciones. Si vas a practicar senderismo o escalada, debes sumar a todo esto un kit para picaduras de serpiente.
El agua disponible no siempre es potable, por eso estas pastillas son muy útiles y te pueden librar de pasar un mal rato.
Tanto la comida como el agua de algunas zonas, aun estando en buen estado y ser potable pueden ser demasiado fuertes para nuestro estómago. Nunca es una situación placentera, pero mejor que vayas preparado para ello.

Tener dolor de cabeza al otro lado del mundo es tan molesto como sufrirlo en casa, por ello acuérdate de incluir analgésicos como el paracetamol y, dependiendo de la zona, medicación preventiva (como pastillas para la malaria).

Si vas a viajar en avión, los cambios de presión a lo largo del vuelo y las diferentes medidas de seguridad requieren tomar algunas precauciones extra. Recomendamos llevar la medicación en el equipaje de mano y guardar el resto en la maleta que factures, incluyendo tijeras, antisépticos, repelentes y recipientes con más de 100 mililitros de líquido en su interior. Puedes comprar botellines resistentes al agua de entre 10 y 50 ml en farmacias o tiendas de deporte.

Finalizamos este listado de consejos recordando que portar un botiquín de primeros auxilios es completamente esencial en cualquier viaje. Además, si sufres un problema grave de salud estando en el extranjero debes contactar de inmediato con tu compañía de asistencia. Sus profesionales podrán orientarte hacia los centros médicos más preparados y asegurarse de que recibes la mejor atención médica y cobertura financiera posible.

¡Comparte en tus redes!
Calcula tu precio
Leer más artículos