¿Cuáles son las lesiones más frecuentes
del esquí y el snowboard?

 Sin embargo, la tasa de morbilidad (proporción de personas que enferman) sigue encontrándose entre las cinco más altas en cuanto a deportes se refiere.

Pero, ¿existe alguna diferencia entre las lesiones de una y otra práctica? La respuesta es afirmativa.

En el esquí alpino la lesión más frecuente es la rotura de clavícula, seguida de las que afectan a la extremidad inferior (fractura, rotura de ligamentos colaterales, rotura del ligamento cruzado anterior y rotura de meniscos).

El esguince de pulgar, también conocido como “el pulgar del esquiador”, es otra de las lesiones características de este deporte (supone entre un 7% y un 10% del total). Se produce cuando el sujeto cae sobre la mano, con ella cerrada alrededor del bastón, de forma que la correa o el puño del mismo producen una desviación forzada del pulgar, la cual rompe sus ligamentos.

Mientras, los snowboarders dañan especialmente sus muñecas, cuyas roturas suponen un 62% del total de fracturas de esta modalidad. Dicha incidencia se produce principalmente cuando, al perder el equilibrio en una caída hacia atrás sobre nieve dura o helada, el individuo coloca la muñeca en hiperextensión.

Además, las lesiones en la extremidad superior alcanzan el 50% del cómputo global, siendo tres veces más frecuentes que en el caso de los esquiadores. En este colectivo también abundan la fractura de astrágalo y la lesión de los tendones peroneos del pie, que también sufren los esquiadores.

Por último, pese a que la incidencia de lesiones graves de columna vertebral es muy baja, 0,01 por mil esquiadores y día, es cuatros veces mayor entre snowboarders.

Con el paso de los años, las botas que se utilizan en el esquí alpino han aumentado la altura de la caña y han ganado en rigidez. Estos cambios han mejorado la protección de la parte distal de la tibia, del tobillo y del pie. Sin embargo, estas modificaciones han hecho que el esquí actúe como palanca en las caídas, doblando o torciendo la extremidad.

Por esta razón, la zona de peligro se ha trasladado a la rodilla, donde han aumentado considerablemente las lesiones graves de ligamentos y la rotura de meniscos.

Por otra parte, en los últimos tiempos han aumentado las lesiones cerebrales y de médula espinal tanto en esquiadores como en snowboarders. Este repunte puede deberse al aumento del riesgo tomado en los saltos y las actividades acrobáticas. El ratio de muerte, pese a todo, se estima entre 0,5 y 1,9 por cada millón de personas y día.

Protégete en la nieve

En Allianz Assistance disponemos de una completa gama de seguros para garantizar tu protección y tranquilidad cuando practiques tus deportes favoritos. Puedes consultar su completa cobertura aquí.

¡Comparte en tus redes!
Calcula tu precio
Leer más artículos