Zermatt: Destino para esquiar

Si buscas una estación de esquí con encanto, este centro turístico alpino es el destino perfecto para unas vacaciones llenas de adrenalina

Hay quienes aprovechan las vacaciones para descansar, otros para hacer rutas por ciudades de cuento e, incluso, los hay que prefieren decantarse por el turismo gastronómico como motor de sus escapadas. Pero si hay unos claros protagonistas durante los meses invernales esos son los destinos para esquiar y Suiza puede presumir de contar con algunos de los más atractivos para los amantes de los deportes de nieve.

Saas-Fee, por ejemplo, es conocida como la perla de los Alpes, no en vano, está rodeada de nieve durante todo el año. Pero hay más. Verbier, Crans Montana, Portes du Soleil o St Moritz también forman parte de los destinos para esquiar más populares en el país de los relojes. No obstante, hay un lugar que destaca por su exclusividad y vistas privilegiadas, un pintoresco pueblo lleno de las casas típicas de madera suizas con pistas de esquí interminables en pleno cantón de Valais.

Zermatt es un coqueto y singular pueblecito que se antoja el escenario ideal para pasar unos días disfrutando de tu deporte favorito aunque, eso sí, además de una de las estaciones de esquí más populares de Suiza, hay mucho que ver y hacer en este paraíso a los pies de los Alpes Suizos.

Zermatt: Destino para esquiar
Uno de los mayores atractivos de la estación de esquí de Zermatt es, precisamente, su estrecha relación con los deportes de montaña y el turismo alpino. Este destino mítico tiene como telón de fondo una de las montañas más peculiares de la cordillera: el Matterhorn. Famosa por su curiosa forma de pirámide, esta cumbre de 4478 metros de altura es la quinta cima más alta de los Alpes y es, sin duda, una de las cosas que ver si tienes en mente un viaje a Zermatt.
Pero la ciudad y su entorno ofrecen otras muchas particularidades, cosas que hacer para sacar el máximo partido a un destino que es mucho más que la puerta a una de las más famosas estaciones de esquí de Europa. Aquí van algunas recomendaciones:
Todo el que sienta verdadera admiración por las estampas de postal encontrará en Zermatt una buena fuente de inspiración. El pueblo está rodeado de belleza natural y son muchos los puntos estratégicos desde los que puede contemplarse. Subir con el teleférico más alto de Europa hasta el Matterhorn glacier paradise; alcanzar el mirador de Gornergrat para enamorarse de unas vistas que incluyen, entre otros, el Matterhorn o el Monte Rosa o disfrutar de la cascada de Arben o la panorámica del lago Riffelsee, uno de los más fotografiados del mundo, son solo algunas de las cosas que hacer en Zermatt.
Si eres aficionado a la montaña, visitar el museo del Matterhorn es un ‘must’ en tu visita a Zermatt. Sus instalaciones son únicas en el mundo y es que muestra con precisión la evolución del propio pueblo, su área de influencia y la importancia de su historia y los valles colindantes. ¿Qué tal terminar una jornada de esquí conociendo de cerca la historia de los deportes de montaña, la manera de escalar o la equipación?
Zermatt es toda una joya por descubrir en Suiza. Este pueblo de montaña destila calidez, con sus casas tradicionales de madera y tejados de roca laminada. Si en invierno sus locales invitan a disfrutar de unos interiores cálidos y acogedores; en verano, los balcones se llenan de flores para crear estampas de cuento. Referencias a los primeros alpinistas que coronaron el Matterhorn, una amplia oferta de tiendas y restaurantes y unas vistas envidiables son solo algunas de las cosas que ver en este rincón suizo.
Como estación de esquí, Zermatt es, sin duda, uno de los destinos favoritos por los amantes de los deportes de nieve. Pero más allá de deslizarse por sus kilómetros de pistas, lo cierto es que hay mucho que hacer en Zermatt. Hay multitud de rutas de senderismo para todas las edades, excursiones, propuestas para los amantes del alpinismo y la escalada, deportes de hielo… ¡No tendrás tiempo de aburrirte con independencia de si viajas en invierno o en verano!

Una de las particularidades de Zermatt es que solo los coches eléctricos pueden circular por la ciudad, un pequeño detalle que debes tener en cuenta a la hora de pensar en cómo llegar a Zermatt. Situada a 1,620 metros de altitud, al final del profundo valle del Mattertal, la población aboga por el aire puro siendo accesible, únicamente, a través del ferrocarril, en taxi desde Täsch (solo vehículos autorizados) o en helicóptero.

Desde las principales ciudades de Suiza (Ginebra, Zúrich, Berna…) e, incluso, desde Milán, hay buenas conexiones en tren aunque, si quieres un trayecto realmente interesante, el Glacier Express es toda una atracción turística. Este tren panorámico recorre toda la cordillera de los Alpes atravesando puentes y túneles durante cerca de ocho horas, un recorrido rodeado de un paisaje impresionante para alcanzar uno de los destinos para esquiar más impresionantes.

Como ves son muchos los encantos que hacen de Zermatt una estación de esquí de lo más recomendable para incluirla en tus planes de escapada invernal. No obstante, con independencia del destino que elijas en Suiza, es importante que cuentes con una protección a la altura del tipo de viaje que realices. Un seguro de esquí será tu mejor aliado para disfrutar de la experiencia sin preocupaciones.

Gastos médicos, equipaje, demora, rescate en pistas y hasta el reembolso del Forfait son solo algunas de las coberturas que tendrás a tu disposición para que solo tengas que destinar energías a deslizarte por las pistas como un auténtico profesional.

¡Comparte en tus redes!
Calcula tu precio
Leer más artículos