¿Cómo funciona el derecho a la devolución de un producto defectuoso?

En este artículo te contamos cuáles son tus derechos como consumidor ante un producto defectuoso y cómo puedes exigir su cumplimiento. Recuerda que la ley te protege en estos casos y siempre va a prevalecer sobre la política de devoluciones de una tienda.

La normativa europea sobre derechos del consumidor señala que el consumidor tiene derecho a la reparación, sustitución o devolución del dinero en los dos casos siguientes:

  • Si el producto es defectuoso.
  • Si el producto no es o no funciona según lo anunciado.

Aunque el segundo caso está claro, quizás el concepto de “producto defectuoso” requiere alguna explicación adicional. En este sentido, la ley española de defensa del consumidor (Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, artículo 137) define el producto defectuoso como aquel que no ofrezca la seguridad que cabría legítimamente esperar, teniendo en cuenta todas las circunstancias y, especialmente, su presentación, el uso razonablemente previsible del mismo y el momento de su puesta en circulación. Además, en todo caso, un producto es defectuoso si no ofrece la seguridad normalmente ofrecida por los demás ejemplares de la misma serie.

Ante un producto defectuoso o que no funciona correctamente, como consumidor puedes hacer valer la garantía que establece la ley. Esta garantía se concreta en los siguientes puntos:

  • El plazo de garantía es de dos años para productos nuevos y uno para los usados. Ten en cuenta que pueden ofrecerte garantías adicionales pero nunca reducir las que fija la ley. Recuerda conservar el ticket o factura para justificar la fecha de compra.
  • No obstante, has de saber que, una vez descubras el defecto, tienes un plazo de dos meses para notificárselo al vendedor.
  • La garantía se exige siempre al vendedor, también en las compras online. Únicamente podrás acudir al fabricante cuando sea imposible reclamar al vendedor (por ejemplo, si ha cerrado su negocio).
  • Esta garantía prevalece sobre la política de devoluciones del establecimiento vendedor.
  • Puedes elegir entre la reparación o la sustitución del producto, en un plazo razonable y de forma gratuita.
  • En caso de que la reparación o sustitución sea imposible, el vendedor deberá devolver el dinero o bien reducir el precio que hayas pagado.

En caso de que el vendedor no acceda a ofrecer una solución conforme a la ley, puedes plantear la correspondiente reclamación. De todos modos, para cualquier consulta sobre devoluciones o aplicación de la garantía, puedes acudir a un abogado que te ayude a defender tus intereses.

Además de los derechos que hemos visto en el punto anterior, como consumidor puedes tener derecho a una indemnización por los daños o perjuicios que te haya causado el producto defectuoso. Así lo reconoce la Ley de Defensa de los Consumidores en su artículo 128.

Esta indemnización cubre tanto los daños personales como los materiales. No obstante, la ley fija una franquicia de 500 € en el caso de daños materiales. Por su parte, la indemnización por daños personales tiene un límite de algo más de 63 millones de euros.

Al margen de los supuestos que establece la ley para la aplicación de la garantía, existen otras dos posibilidades en que se aplicaría la devolución del dinero:

  • En los casos de compra online, por TV, a través de catálogo o similar, dispones de un plazo de catorce días desde la entrega para devolver el producto.
  • En segundo lugar, en aquellos casos en que el vendedor ofrezca expresa y voluntariamente esta ventaja en su política de devoluciones.
Por tanto, si alguna vez te encuentras con que has comprado un producto defectuoso, recuerda que puedes proceder a su devolución conforme a la ley. Si el vendedor no puede reparar el producto u ofrecerte uno nuevo, te deberá devolver el dinero que hayas pagado por él. Ten en cuenta que estas garantías son vinculantes para cualquier establecimiento, por lo que no pueden privarte de ellas en ningún caso.
¡Comparte en tus redes!
Calcula tu precio
Leer más artículos