Los cinco parques de atracciones más antiguos en Europa

Sin duda, los parques de atracciones son uno de los destinos preferidos por cualquier niño y son ideales para disfrutar de un día en familia. Pero, además, hay ciertos parques que, por su larga historia, tienen un encanto único.

En este artículo podrás conocer cuáles son los cinco parques de atracciones más antiguos de Europa y qué los hace tan especiales. ¿Te animas a visitarlos?

Bakken, situado muy cerca de Copenhague (Dinamarca), es un parque de atracciones que fue inaugurado en 1583. Esto lo convierte, con mucha diferencia, en el más antiguo de todo el mundo.

Sus orígenes se remontan al hallazgo de unos manantiales con supuestas propiedades medicinales. Este descubrimiento enseguida convirtió al lugar en un gran polo de atracción de visitantes. Con ellos, empezaron a llegar también vendedores ambulantes de todo tipo y pequeños espectáculos, lo que poco a poco dio origen al parque de atracciones que hoy conocemos.

Por lo demás, otro gran atractivo de Bakken es su ubicación en el majestuoso bosque de Dyrehaven y el hecho de que la entrada sea totalmente gratuita. Solo debes pagar por subir a las atracciones que quieras disfrutar.

Más conocido que Bakken es el emblemático Prater de Viena. Este parque de atracciones, situado a orillas del Danubio, es uno de los símbolos de la ciudad y un auténtico icono para todos los austríacos.

Su origen se remonta a 1766, cuando el emperador José II regala estos terrenos a la ciudad para ser utilizados como zona recreativa.

A partir de ese momento, fueron instalándose poco a poco cafés y alguna hospedería. Poco más tarde empezaron  a llegar los carruseles y otras atracciones. No es hasta 1897 cuando se instala la emblemática noria gigante, que puede verse en películas tan icónicas como “El tercer hombre”, de Orson Welles, o en alguna entrega de James Bond. 

Aunque quizás su nombre no te resulte tan familiar, el Blackgang Chine es otro de los parques de atracciones más antiguos de Europa. Situado en la Isla de Wight (Inglaterra), fue inaugurado en 1842, convirtiéndose así en el más veterano de todo el país.

Aunque no sea uno de los parques con mejores atracciones o instalaciones más espectaculares, su peculiar ubicación y su rica historia lo convierten en una visita obligada.

Además de Bakken, Dinamarca dispone de otro de los parques de atracciones más antiguos de Europa: Tivoli Gardens, cuyo origen se remonta a 1843.

Es uno de los lugares más visitados de todo el país y, sin duda, uno de los parques de más fácil acceso, ya que se encuentra en pleno centro de Copenhague.

Sin duda, este es uno de los parques que mejor han sabido preservar el encanto de la historia en sus atracciones. Más allá de los preciosos carruseles, que realmente parecen sacados de otra épo

Para cerrar esta lista, no podía faltar el célebre parque del Tibidabo, situado en lo alto de la montaña que lleva ese mismo nombre. El recinto fue inaugurado en 1901, y rápidamente se convirtió en uno de los lugares de ocio más importantes de la ciudad.

Sin duda, uno de los mayores atractivos de este parque es su ubicación. Desde casi cualquier lugar del Tibidabo podrás disfrutar de unas espectaculares vistas panorámicas de toda Barcelona, con el Mediterráneo al fondo.

De hecho, no necesitas pagar entrada para empezar a disfrutar del parque. Fuera del recinto de pago se encuentra ya alguna de las atracciones más conocidas, como el mítico avión que se ha convertido en símbolo del parque. También hay puestos de comida y, por supuesto, destaca el imponente templo del Sagrado Corazón, desde cuyas torres podrás maravillarte con las mejores vistas de la ciudad.

Por último, si quieres llegar al parque de una forma vistosa y original, el funicular del Tibidabo es la mejor elección. El trayecto, de 1.130 metros de longitud y 275 de desnivel, es el mejor prólogo para un día de diversión en familia.

Los cinco parques de atracciones más antiguos en Europa
Ahora que ya conoces los cinco parques de atracciones más antiguos de Europa, ¿cuál te resulta más interesante? Sin duda, todos ellos son una magnífica excusa para conocer algunas de las ciudades más atractivas del continente: Copenhague, Viena o Barcelona siempre merecen una visita. Reserva tus vuelos, hazte con un buen seguro de viaje y prepárate para disfrutar como nunca.
¡Comparte en tus redes!
Calcula tu precio
Leer más artículos