Ventajas de contar con
un seguro de viaje anual

Con el seguro de viaje anual, podrás viajar a todos los destinos que quieras durante un año completo, sin necesidad de contratar un seguro para cada desplazamiento. El límite lo pondrás tú y tu espíritu aventurero.

Lo único que tienes que tener en cuenta es que cada viaje individual no supere los 90 días de duración (para esos casos, la mejor opción es un seguro de viaje de larga estancia).

Por supuesto, si eres un viajero habitual, podrás ahorrar mucho dinero contratando un único seguro de viaje anual en lugar de uno para cada salida.

Como es lógico, es conveniente que hagas tus cálculos en función de los viajes que preveas hacer en los próximos meses. De todos modos, verás que no necesitas hacer demasiados para que te compense contratar este tipo de seguro.

Aunque hoy en día es muy fácil contratar casi cualquier seguro en un par de clics, sigue siendo mucho más sencillo hacer ese trámite una única vez. Te bastará con dedicar unos minutos a elegir la modalidad de seguro anual más adecuada para ti y realizar una única contratación.

De este modo, ya podrás olvidarte de estos trámites durante el resto del año y viajar con la tranquilidad de estar cubierto frente a cualquier eventualidad. Sin duda, una gran ventaja para poder dedicar todas tus energías a planificar los viajes.

Naturalmente, el hecho de tratarse de un seguro de viaje anual no quiere decir que las coberturas sean inferiores a las de otros seguros de viaje.

En este sentido, un buen seguro de viaje anual debería ofrecerte, entre otras, las siguientes coberturas:

  • Gastos médicos (e, incluso, urgencias odontológicas). Esta es, quizás, la cobertura más importante de un seguro de viaje, dado que cualquier pequeño problema de salud en el extranjero puede suponerte una enorme factura en concepto de asistencia sanitaria.
  • Pérdida, destrucción o robo de equipaje. Si eres un viajero frecuente, por pura estadística, es muy probable que alguna vez te hayan perdido las maletas o te las vayan a extraviar en próximos viajes. Esta cobertura te da la tranquilidad de poder contar con una indemnización para reponer el equipaje perdido.
  • Gastos de repatriación o traslado por enfermedad, accidente o fallecimiento.
  • Desplazamiento para un familiar o acompañante (en casos de hospitalización).
  • Regreso anticipado (para casos como los de enfermedad grave o fallecimiento de un familiar).
  • Anticipos económicos para imprevistos durante el viaje (fianzas, honorarios de abogados, etc.).

Otra cobertura que puede ser muy interesante para viajeros frecuentes es la de responsabilidad civil. Ten en cuenta que, de este modo, la compañía aseguradora se haría cargo de los daños que involuntariamente pudieses causar a alguna persona o propiedad.

Una vez vistas las ventajas del seguro de viaje anual, seguro que te estarás preguntando si tiene alguna contrapartida negativa.

Pues bien, si por tu perfil encajas en el tipo de viajero para el que están diseñados estos seguros, no existen realmente desventajas en su contratación. Si, por el contrario, vas a hacer muy pocos viajes o quieres realizar estancias muy largas (de más de 90 días), hay otros seguros más adecuados para ti.

En definitiva, como has visto, las ventajas de contar con un seguro de viaje anual son realmente interesantes. Por tanto, si tienes pensado hacer varios viajes al año y quieres estar bien cubierto sin necesidad de contratar un seguro para cada uno, esta modalidad es la mejor opción.
¡Comparte en tus redes!
Calcula tu precio
Leer más artículos