Qué debes saber sobre un seguro de impago de alquiler

El seguro de impago de alquiler es, simplemente, una póliza que te protege de la eventual falta de pago por parte de tus inquilinos, así como de otros riesgos asociados al arrendamiento de viviendas.

De este modo, los seguros de impago de alquiler suelen incluir todas o algunas de las siguientes coberturas:

  • El impago de las mensualidades de alquiler, que es el objetivo principal de este seguro.
  • Reparación de daños en la vivienda en caso de vandalismo. Por desgracia, este es un riesgo bastante frecuente al alquilar un piso, por lo que un seguro que incluya esta cobertura es garantía de tranquilidad.
  • Asesoramiento jurídico. Como sabes, la normativa de arrendamientos urbanos es compleja, cambiante y muy garantista para los inquilinos. Por ello, siempre es interesante que tengas la posibilidad de consultar con un abogado cualquier duda que pudiera surgirte.
  • Gastos de cerrajero y cambio de cerradura, en su caso.
  • Gestión de las reclamaciones al inquilino por incumplimiento del contrato de arrendamiento.
  • Elaboración de estudios de viabilidad sobre la solvencia de potenciales inquilinos.
  •  

Hoy en día, la contratación de un seguro de impago de alquiler es realmente sencilla. Como en otras pólizas, la solicitud puede realizarse a través de internet o por vía telefónica, aunque también existe la opción de hacerlo presencialmente.

En el caso concreto de estas pólizas, el trámite más característico es el estudio de viabilidad sobre la solvencia del inquilino. Con ello, la compañía tratará de averiguar la probabilidad de impago que tiene el arrendatario, para estimar el riesgo de la forma más precisa posible.

Para ello, deberás facilitar una serie de documentación adicional:

  • En el caso de asalariados, las dos últimas nóminas y, en determinados casos, copia del contrato de trabajo y vida laboral.
  • Para autónomos, la última declaración de la renta, así como las declaraciones trimestrales de pago fraccionado de IRPF.
  • En el caso de pensionistas, el correspondiente certificado de la Seguridad Social que acredite su condición.
  • El contrato de arrendamiento debidamente firmado por ambas partes, una vez comprobada la viabilidad del inquilino.

Además, deberás remitir la solicitud de seguro, así como una autorización del inquilino para el tratamiento de sus datos.

Además de la principal ventaja del seguro de impago de alquiler (garantizarte el cobro del alquiler si el inquilino deja de pagar), existen otros beneficios muy importantes:

  • Gracias a los estudios de viabilidad, podrás tener un mayor conocimiento sobre la solvencia de tu posible inquilino y actuar en consecuencia. Muchas veces, el primer paso para evitar riesgos innecesarios es analizar la situación del arrendatario y descartar los que no cumplan ciertos mínimos.
  • Estarás continuamente asesorado sobre las medidas a adoptar en caso de impago, siempre dentro de las opciones permitidas por la ley. Por ejemplo, te asegurarás de que las reclamaciones por falta de pago se realicen adecuadamente, dejando constancia de su envío.
  • Como decíamos, la póliza puede incluir la cobertura por destrozos vandálicos, lo que te aporta una tranquilidad extra como propietario.

Además, disponer de un seguro de este tipo puede darte el impulso que necesitas para decidirte a alquilar tu vivienda y, así, conseguir unos ingresos adicionales. Y es que, en muchas ocasiones, los propietarios son reacios a rentabilizar su inversión por todos los riesgos asociados a los contratos de alquiler.

Con carácter general, los seguros de impago de alquiler tienen un coste muy moderado. En este sentido, el precio del seguro va a establecerse principalmente en función de dos circunstancias:

  • La duración del contrato de seguro (suele suscribirse por períodos de 6, 9 o 12 meses).
  • El importe de la renta

Con carácter general, y de forma orientativa, el precio de este tipo de pólizas se sitúa en torno al 5% del importe de la renta a percibir en el período contratado.

En definitiva, el seguro de impago de alquiler es sencillo de contratar, muy asequible y, sobre todo, te proporciona una gran tranquilidad como propietario. Si estabas pensando en alquilar tu piso pero no conseguías decidirte, esta póliza puede ser la solución.

¡Comparte en tus redes!
Calcula tu precio
Leer más artículos