Cosas que puedes ver y hacer en Bérgamo 

Más allá de las archiconocidas Roma, Milán, Florencia, Nápoles o Pisa, Italia está plagada de encantadoras ciudades que rezuman arte e historia por los cuatro costados. De norte a sur, la península italiana es digna de ser recorrida, y una de las paradas obligatorias en esa tournée es sin duda alguna la ciudad de Bérgamo, pero, ¿qué puedes ver y hacer allí? Te lo contamos.
Situada al norte de Italia, en la región de Lombardía, cerca de Milán y a los pies de los Alpes, la ciudad de Bérgamo cuenta con dos partes bien diferenciadas, la Città Alta o Ciudad Alta y la Città Bassa o Ciudad Baja. De origen romano, esta localidad ha sufrido multitud de batallas y acontecimientos históricos que a día de hoy se ven reflejados en las dos partes en que se divide.

Circundada por las murallas medievales construidas durante la dominación veneciana, que duró desde mediados del siglo XV hasta finales del XVII, la Ciudad Alta de Bérgamo es eminentemente medieval. Resistente a ataques franceses y españoles, hasta la llegada de Napoleón, este recinto amurallado conserva joyas arquitectónicas como las que se encuentran en torno a uno de sus sitios más célebres, la Piazza Vecchia.

En esta parte de la ciudad las torres que demuestran el poderío de las familias acaudaladas de la ciudad se elevan al cielo haciendo aún más imponente el skyline de esta parte alta. Entre sus monumentos destacan el Palazzo della Ragione, un palacio de estilo gótico del siglo XII que alberga el ayuntamiento más antiguo de toda Italia. Frente a este, el Palacio Nuevo, de estilo renacentista y que alberga la Biblioteca pública de la ciudad. De este palacio destacan los impresionantes frescos de sus salones interiores y algunos de los manuscritos que contiene, entre otros, un original de la Divina Comedia de Dante.

La Ciudad Alta de Bérgamo
Otro de los monumentos destacables de la Piazza Vecchia es sin duda la iglesia de Santa María Mayor, un templo originalmente construido en estilo románico, con aplicaciones góticas y que tras las sucesivas remodelaciones acumula otros estilos como el renacentista o barroco. Es precisamente este último estilo el que domina en el interior, donde multitud de frescos y elementos ornamentales componen su abigarrada pero majestuosa decoración. En uno de sus muros, donde anteriormente había uno de los ábsides, se erige actualmente el Mausoleo de los Colleoni, una de las familias más poderosas de la ciudad. Esta capilla funeraria es una obra maestra renacentista en cuyo interior podemos admirar unos magníficos frescos de Tiepolo.
Se trata de la zona más moderna de Bérgamo, pero no pensemos que por eso es menos interesante. En torno a la Piazza Dante y las calles Viale Roma y Viale Vittorio Emanuele II, podemos encontrar un nutrido grupo de palacios decimonónicos y es que en esta zona es donde se asentaron las grandes familias durante este periodo.
A día de hoy, algunos de estos palacios se han convertido en sedes de instituciones como la Banca Italiana, el Palacio de Justicia o la Cámara de Comercio. Entre las calles de esta Ciudad Baja se puede respirar el verdadero ambiente italiano gracias a la multitud de negocios y restaurantes donde degustar la rica gastronomía de la zona. Te recomendamos que pruebes los polenta e osei, un esponjoso dulce típico, o la torta Donizetti, otro de los dulces más tradicionales de la zona.
Città Bassa
Después de descubrir las maravillas de esta ciudad, es muy posible que ya estés buscando fechas para ir a visitarla. Para llegar, puedes buscar vuelos de algunas compañías lowcost que llegan directamente al aeropuerto de la ciudad (Orio al Serio) o bien volar hasta Milán y desplazarte cómodamente en tren hasta Bérgamo.
¡Comparte en tus redes!
Calcula tu precio
Leer más artículos