San Patricio: el origen de una fiesta mundial

Las pintas de cerveza inundan los pubs y el orgullo irlandés se palpa en cada uno de los multitudinarios desfiles que se desarrollan estos días. Pero ¿quién fue San Patricio y por qué su fiesta se ha extendido como la pólvora por todo el planeta?

Empecemos derribando un par de mitos: el santo al que se rinde tributo ni era irlandés, ni se llamaba Patricio. Maewyn, como se llamaba en realidad, fue un misionero cristiano que nació alrededor del año 387 en Bennhaven Taberniae, en la actual Escocia. Raptado a los 16 años por un grupo de piratas irlandeses y vendido posteriormente como esclavo, logró escapar y convertirse en predicador del evangelio en Irlanda.

Entre las proezas que se le atribuyen y que lo convirtieron en patrón de Irlanda, destaca el haber librado la isla de serpientes. La leyenda cuenta que condujo a todos los especímenes al mar, donde terminaron ahogándose. Curiosamente, en la isla de Gran Bretaña sí que se pueden encontrar serpientes.

El Día San Patricio se trataba en origen de una fiesta religiosa, pero a principios del siglo XX fue declarada pública por el Parlamento de Gran Bretaña. Pese a que actualmente no se entiende esta festividad sin el bullicio de las tabernas, el cierre de dichos establecimientos fue obligatorio durante ese día hasta la década de los setenta, cuando el gobierno de Irlanda creó el Festival de San Patricio con la idea de promocionar su cultura y hermanar a sus ciudadanos allí donde se encuentren.

Con este mismo objetivo se creó, en 1996, el desfile de San Patricio dublinés, que poco a poco ha ido traspasando fronteras. De hecho, la cabalgata que se organiza en Nueva York es la más multitudinaria en la actualidad, llegando a congregar a más de dos millones de personas cada año.

Hoy en día el Festival de San Patricio dura cinco días y los eventos se suceden en Estados Unidos, Canadá, Sudamérica y Europa. En Chicago, por ejemplo, ¡se tiñe el río de verde!

Río Chicago se tiñe  en San Patricio
El trébol es el símbolo de San Patricio por antonomasia, pero el origen de su uso es mayoritariamente desconocido por los ciudadanos no irlandeses. Cuentan que el patrón de Irlanda tuvo que explicar en una ocasión lo que era la Santísima Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo) y, para ello, utilizó esta planta.
¡Comparte en tus redes!
Calcula tu precio
Leer más artículos