¿Planeas un largo viaje de mochilero?
Por qué no deberías viajar sin seguro

Cuando hablamos de viaje largo, nos referimos en general a todo aquel que tiene una duración superior a tres meses. Además, en la mayoría de casos, para que pueda encuadrarse en esta categoría de seguros, no debería alargarse más de un año.

Lo más probable es que tu viaje de mochilero encaje en esta categoría, pero si tienes pensado extenderlo más allá de doce meses, deberías comprobar con tu aseguradora qué producto te proporciona la cobertura extra que necesitas.

En general, nunca es aconsejable viajar sin seguro: en cualquier tipo de viaje puede surgir algún problema que te complique la vida. Pero esto es mucho más importante en los casos de viajes al extranjero de larga duración. De este modo, no deberías salir sin un buen seguro de viaje para mochileros, ya que:

  • Por simple estadística, cuanto más largo sea tu viaje, mayores probabilidades existen de que experimentes algún inconveniente (como, por ejemplo, retrasos en vuelos, robos de equipaje, accidentes o enfermedades, etc.).
  • Si viajas a países o lugares exóticos, las probabilidades de contraer algún tipo de enfermedad o experimentar algún malestar físico que requiera asistencia sanitaria son más elevadas.
  • En el extranjero, la asistencia médica puede suponer que tengas que afrontar facturas de gastos muy elevadas, especialmente en los casos de hospitalización o pruebas médicas sofisticadas. Por ejemplo, una fractura abierta en Tailandia podría conllevar un gasto de unos 16.900 euros.
  • Ten en cuenta que, fuera de tu país, es probable que tengas más dificultades para conseguir determinados medicamentos o incluso necesites ayuda económica para resolver cuestiones legales. Al estar lejos de tu red de familia y amigos, un buen seguro de viaje puede prestarte la asistencia que necesitas.

Para un viaje de mochilero que tenga una duración superior a tres meses, es recomendable que tu seguro tenga, al menos, las siguientes coberturas:

  • Gastos médicos. Como decíamos más arriba, este es el factor más importante para emprender tu aventura de mochilero, y jamás debería faltar en tu seguro de viaje. Adicionalmente, podría ser también interesante que contases con cobertura frente a urgencias odontológicas.
  • Hospitalización, traslado o repatriación. Estas coberturas son también imprescindibles para aquellos casos en que necesites estar hospitalizado en el extranjero o bien para solicitar la repatriación para ser atendido en un hospital de tu país. Como en el caso anterior, estas eventualidades pueden suponer unos gastos muy elevados. Ten en cuenta, por ejemplo, que pasar un día en un hospital de Estados Unidos puede suponerte un desembolso superior a 4.000 dólares.
  • Pérdida o destrucción de equipaje. Aunque no es tan importante como las coberturas anteriores, la pérdida o robo de tu equipaje en el extranjero puede suponerte más de un quebradero de cabeza. Por suerte, la mayoría de pólizas contemplan esta eventualidad, incluyendo a veces los casos de demora (para artículos de primera necesidad).
  • Responsabilidad civil. Un simple tropiezo con otra persona en unas escaleras o romper accidentalmente cualquier objeto de valor, puede suponer que debas responder económicamente de los daños causados. Si tu seguro de viaje incluye una buena cobertura de responsabilidad civil, la compañía se hará cargo de los gastos.
  • Asistencia económica. Por último, es interesante que tu seguro pueda proveerte de un adelanto económico para aquellos casos en que necesites hacer frente a imprevistos legales como, por ejemplo, contratar a un abogado o pagar una fianza.
En definitiva, cualquier plan de viaje largo como mochilero debería empezar por elegir un buen seguro. Hoy en día, no tienes excusas para viajar sin él: son asequibles, fáciles de contratar y pueden ahorrarte más de un disgusto. ¿No crees?
¡Comparte en tus redes!
Calcula tu precio
Leer más artículos